lunes, 8 de octubre de 2018

India XVIII - Cenotafios de Barabagh

Llevábamos aún pocos días en la India cuando nos acercamos a Jaisalmer, ciudad desde la que hicimos algunas excursiones que merecieron mucho la pena. Se supone que la luz del sol poco antes del ocaso es preciosa, pero nosotros no tuvimos suerte y el cielo estaba demasiado nublado.


Lo que sí resultó interesante, fue visitar estos cenotafios que se encuentran apenas a 6 kilómetros al norte.




Nuestro chófer nos dejó en un aparcamiento, y desde allí apenas hay que caminar unos metros por una suave pendiente.




Se los conoce por el nombre de Barabagh y también como Bada Bagh, que significa Gran Jardín, aunque cuando estuvimos nosotros, en noviembre de 2011, el desierto dominaba por completo sobre el verde.




El maharajá Jai Singh II, descendiente de Jaisal Singh, fundador del estado, fue quien encargó la construcción de una presa en el siglo XVII, pero sería su hijo Lunkaran quien mandaría edificar los jardines junto al lago artificial. En Wikipedia escriben que datan del siglo XVI, pero hay una contradicción, ya que también dicen que se empezaron a construir mientras gobernaba Jai Singh II, que había nacido en 1688.









Los cenotafios fueron edificados en piedra arenisca durante un largo periodo de tiempo, y, de hecho, queda uno sin terminar que data del siglo XX.






Los muchos monumentos funerarios honran a gobernantes de toda condición, desde maharajás hasta príncipes y reinas; difieren en tamaño, pero todos tienen una losa de mármol, así como inscripciones que recuerdan a los fallecidos.





Se encuentran en lo alto de una colina, aunque para ver la puesta de sol nos llevaron a otro mirador cercano.



Jaisalmer está un poco lejos, pero cualquier recorrido por esta parte de la India debe contar con dedicarle al menos un par de días.

10 comentarios:

silvia de angelis dijo...

Specialissime architetture su cui è molto bello posare lo sguardo
Un sorriso,silvia

Laura. M dijo...

Buena serie. información y estupendos detalles nos dejas de estas construcciones.
Gracias Javier.
Te deseo una buena semana.
Besos.

Senior Citizen dijo...

Son bonitos estos munumentos funerarios y curioso que se edifiquen sin tener los restos de las personas a las que van dedicados.

Mari-Pi-R dijo...

Los monumentos funerarios son espectaculares muy distintos de lo habitual, le daban todo honor a un reposo eternal.
Un abrazo.

unjubilado dijo...

Bonitos monumentos funerarios vacíos de fallecidos, ya que en la India lo normal es incinerar al difunto y luego arrojar sus cenizas al Ganges.
Me resultó curioso ya que pese a estar en pleno desierto, hay abundante vegetación alrededor, y por lo que he leído es como consecuencia de que un majarája, mandó construir una presa para poder regar los alrededores, presa que en la actualidad ha desaparecido.

Javier G. dijo...

Son imponentes, sobre todo, por la dedicación funeraria por la que fueron construidos.
Imagino que, pasear en silencio (a poder ser, sin nada de gente) debe de ser de una sensación inexplicable.
Espectaculares construcciones de dedicación honorable.
Saludos.

acga dijo...

·.
Salen del paisaje como setas en el bosque. Singulares construcciones funerarias que tienen el encanto de su monumentalidad.
Ha tenido que ser una experiencia fantástica. Envidiable, como siempre.
Un abrazo Javier

LMA · & · CR

Una mirada... dijo...

En las fotografías se aprecia un conjunto funerario llamativo que, a ratos, recuerda a las construcciones caducas que se realizan en la arena. Y es cierto que resulta difícil imaginarse unos jardines en unas vistas donde parece que la arudez le ha ganado terreno a cualquier tipo de vegetación.

Nélida G.A. dijo...

Gran Jardín.
Pues cuesta mucho imaginar cualquier tipo de vegetación, viendo todo tan árido y seco.
Un escenario muy curioso este que nos traes, y la historia que nos compartes.
Me alegro de que lo disfrutaras.

jesus alvarez dijo...

Espectacular lugar y arquitectura, parece de otro mundo, encantado de volver a visitar tu blog y estas imagenes tan bonitas, feliz semana.