martes, 7 de agosto de 2018

Eslovenia VIII - El castillo de Bled

Nueve años hace ya de mi viaje a Eslovenia y creo que se nota en las fotos además de en las canas que me han salido desde entonces. Hoy nos acercamos al castillo de Bled, que está muy cerca del lago del mismo nombre, uno de los iconos turísticos del país.

Edificado en lo alto de un pico, la fortaleza nos mira desde arriba. Por un lado, se asoma a un precipicio, mientras que el acceso es mucho más cómodo por el otro. No obstante, el camino de entrada no deja de ser empinado.




Es el castillo más antiguo de Eslovenia y el más visitado. Aparece mencionado ya en 1011, cuando el emperador Henry II lo dona a los obispos de Brixen; en 1278 pasaría a ser propiedad de los Habsburgo.




El mismo sol que no quiso aparecer cuando lo fotografiaba desde la otra parte del lago es el que me obliga a sacar las vistas a contraluz.



La torre, románica, es la parte más antigua del castillo, que fue completándose con la adición de más elementos y con diversas mejoras a lo largo de la Edad Media. Hay varios edificios que se disponen alrededor de patios,







así como una capilla del siglo XVI que fue renovada alrededor de 1700. Fue entonces cuando se pintaron sus frescos.






En el interior encontré esta bañera de zinc.


Ya sabéis que Eslovenia me sorprendió muy gratamente y que no me importaría volver por allí mañana mismo.

7 comentarios:

Senior Citizen dijo...

¿Se sabe de quien son esos frescos?

Mari-Pi-R dijo...

Tan solo lo pasé de paso, con lo cual no lo conozco, creo que es muy bueno en plan de naturaleza, con lo cual ideal para tus viajes.
Un abrazo.

nélida dijo...

Se ve bonito. Me gusta mucho la vista que tiene desde la torre romántica.
Cómo es eso que las canas están haciendo acopio en tu cabeza? :) Quiero ver jajaja
Besos

unjubilado dijo...

No nos dices si te encontraste con algún fantasma, ya que un castillo sin espectros, en como un lago sin agua.

Una mirada... dijo...

Bueno, bueno, bueno...¡qué maravilla! Y menudo enclave alpino para esa construcción cuasi colgante sobre el lago.

Nélida G.A. dijo...

Me encantan los Castillos, son mi debilidad en cualquier viaje que hago. Este que nos traes, es precioso, y además el enclave donde se sitúa no podía se más bonito y misterioso.
Si esas paredes hablaran ¿verdad?
Cada vez que veo un Castillo, o estoy dentro de uno (visitando, viajando) me hago la misma pregunta: Cuántas vidas encierran esas paredes, cuántas personas, historias, momentos, sensaciones, sentidos, anécdotas, cuánta historia, cuántas conversaciones, secretos, etc, etc, etc.

Tawaki dijo...

Senior Citizen, alguien lo sabrá, pero me temo que yo no. Lo siento-

Mari-Pi-R, es un país pequeño, pero muy verde, con unos bosques fantásticos por los que caminé con agrado. Sus cuevas son también famosas.

Nélida, y tanto, ya son unas pocas las canas, a pesar de mi juventud, je,je.

Un jubilado, de haberlo, debía andar de vacaciones. Puede que se asustara de tanto turista, sin embargo.

Una mirada, volví enamorado de Eslovenia en general, y este lago y castillo son dos de sus iconos turísticos. Un país sorprendentemente bello.

Nélida G.A., en Eslovenia vi unos cuantos, en diferente grado de restauración, y todos me parecieron encantadores. A mí me pasa lo mismo, aunque no solo en los castillos, sino en cualquier construcción antigua en general. Siempre me gustaría disponer de una máquina del tiempo para ver su construcción o cómo se desarrollaba allí la vida.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.