jueves, 17 de mayo de 2018

Tanzania XI - Stone Town

En octubre de 2010, como colofón al que fue nuestro primer safari, pasamos algunos días en Zanzíbar. Disfrutamos de un mar cálido en un ambiente relajado, pero también hicimos algunas excursiones, como esta que os traigo hoy, a la capital del archipiélago.

Como es habitual en estos países, el primer lugar al que te llevan es un mercado, de frutas y de pescado, aunque también había otros productos. Aquellos sensibles a los olores fuertes siempre pueden optar por hacerse las uñas, que como veis en el cartel, aquí la oferta es variada.





No muy lejos se encuentra el antiguo mercado de esclavos, sobre el que se asienta ahora una catedral anglicana erigida en 1874 por el obispo Edward Steere. La esclavitud fue un negocio muy próspero sobre el que se asentaba la economía del sultanato hasta que fue prohibida en 1873 por el sultán de Zanzíbar. Todavía pueden visitarse algunas de las mazmorras en las que encerraban a los pobres desgraciados.

Unas esculturas, realizadas por Clara Sornas en 1998 nos recuerdan esa época tan terrorífica. Pone los pelos de punta estar en el mismo lugar en el que se rompieron tantas familias y se perdieron tantas vidas. Cuánto sufrimiento infligido debido a la avaricia de unos pocos. Livingstone, que estuvo en la ciudad en 1866 tuvo mucho que ver en la abolición de esta horrible práctica comercial.




El nombre de Stone Town (Ciudad de piedra en español) viene de las rocas coralinas utilizadas para construir los edificios. Lo cierto es que se deterioran fácilmente por la fragilidad de la materia prima y porque se remontan en su mayor parte al siglo XIX. Su importancia en la cultura suajili, fue el detonante para que fuese declarada Patrimonio mundial de la UNESCO en 2000.

El centro de la población es un laberinto de calles estrechas en las que se agolpan viviendas, tiendas, mezquitas y mercados diversos. Llaman la atención las puertas, rectangulares cuando son de estilo árabe, y de formas redondeadas las hindúes.







Los portugueses, que dominaron la isla durante un par de siglos fueron sus fundadores, pero sería el Sultanato de Omán quien tomara el relevo en el siglo XVII, construyendo un fuerte. Los años más prósperos propiciaron la construcción de edificios sobre pilares que les protegieran de las inundaciones, pero con amplias terrazas en las que combatir el calor tropical. La House of Wonders (Casa de las maravillas) que en la actualidad acoge un museo, es un buen ejemplo de ello. En el enlace encontráis información sobre ella en inglés.



Fue diseñada por un ingeniero y marino escocés, siendo construida por el sultán Barghash Bin Said en 1883. Como os decía, acoge un museo desde el 2002, dedicado a la historia de Zanzíbar y a la cultura suajili.




Encontramos allí el coche utilizado entre 1964 y 1972 por el primer presidente del archipiélago, Abeid Amani Karume, así como un Baghala Dhow, una embarcación que se construía en Omán además de en otros lugares del Golfo Pérsico y que ya no se utiliza.



Desde la amplia terraza, que circunda el edificio, tenemos vistas de la ciudad y del puerto.






Nosotros continuamos nuestro paseo, en esta ocasión en dirección al fuerte, que sirvió también de prisión y de estación de tren.




Callejeamos entre bazares y mercados hasta llegar a la casa natal de Freddie Mercury, pero no llegamos a visitarla por dentro.






La ciudad aúna, por tanto, varios puntos de interés, ya sean históricos, culturales o antropológicos, y sirve como complemento a aquellos que hayan ido hasta allí buscando sol y playa.

13 comentarios:

silvia de angelis dijo...

Immagini di un paese molto diverso dal nostro, ma ricco di grande fascino..
Foto bellissime, un saluto,silvia

Ambar dijo...

Desde luego que no todo va a ser sol y playa, sobre todo existiendo itinerarios culturales tan interesantes como los que nos muestras.
Un abrazo

Alí Reyes dijo...

De verdad que Mercury es el ciudadano más famoso de Sanzíbar

Senior Citizen dijo...

Es curiosa la mezcla de estilos arquitectónicos tan diversos.

unjubilado dijo...

Este ordenador que tengo es una maravilla, tan pronto estoy en Lucerna a orillas del Lago de los Cuatro Cantones, como casi sin darme cuenta he viajado en primera clase hasta Tanzania, claro que encontrarme con el monumento para la trata de blancas es realmente impactante, no obstante es bueno recordarlo, para evitar acciones como esta.
El resto del artículo junto con las fotos, una preciosidad.

Conchi dijo...

Muy interesante el viaje de hoy Tawaki, es un lugar al que no me importaría visitar.

Un abrazo de Espíritu sin Nombre.

A Casa Madeira dijo...

É sempre muito bom conhecer;
adorei o passeio cultural.
Boa continuação de mês.

Sara O. Durán dijo...

Es muy interesante publicación y preciosas fotos, que me hacen sentir que he estado allí :) Felicidades por la experiencia que viviste en ese viaje.
Un abrazo.

Almatina dijo...

Paree como si hubiera tenido un entrono de prosperidad, otro de horror y otro de dejadez hasta hoy en dia que parece que le falta a todo el mantenimiento habitual de las zonas de esplendor.
Puede ser que haya visto un semicirculo que parece un teatro romano? no creo que llegaran tan lejos!

Saludos Tawaki, me recuerdas a tio viajero de los Fragel Rock jjjjj

Mari-Pi-R dijo...

Siempre me impresiona los lugares que visitas, este mismo por ejemplo, pues me abres vistas y conocimientos que desconozco y están llenos a la vez de tristeza e historia.
Un abrazo.

Nélida G.A. dijo...

Me ha encantado, Tawaki.
Una entrada muy bien documentada y muy completa, que nos hacen ver la otra cara de la visión que tenemos del "Viaje Safari", digamos que he encontrado un buen complemento al mismo.
Sí que pone los pelos de punta estar en un lugar donde hubo tanto sufrimiento y tanto daño con la esclavitud. Me ha parecido siempre atroz, y hasta pone los pelos de punta verlos a través de una pantalla de ordenador...
Todos los trabajos de Clara Sörnäs tienen algo muy peculiar y personal. Me gustan.
¿Sabes que no sabía que Freddy Mercury había nacido en Stone Town? Me fijaba y detenido en su música y en la raíz de todas sus canciones e interpretaciones, pero parece ser que obvié la suya propia, habiéndome imaginado otra bien distinta.
También me gustó mucho el Museo por dentro.
Gracias por la información, las fotos, y compartir la experiencia.
Un beso!

Tawaki dijo...

Silvia de Angelis, el mundo está repleto de lugares interesantes que esperan ser descubiertos por nosotros.

Ámbar ese es el secreto de un buen viaje, ir entremetiendo varios lugares, destinos, actividades...

Alí Reyes, y que lo digas.

Senior Citizen, con una historia tan dilatada, con tantos pueblos y culturas que han pasado por el archipiélago, no es de extrañar. Le da cierto encanto.

Un jubilado, la tecnología nos permite salvar en minutos distancias para las que antes se requerían meses. Impresiona ver uno de los centros de esclavitud más importantes de África. ¡Cuánto horror!

Conchi, tiene mucha historia detrás, y eso hace que su atractivo aumente. Personalmente, me gustó más la parte del safari, pero Stonetown es el complemento perfecto.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

A Casa Madeira, habitamos un mundo enorme que está repleto de culturas muy diversas que merece la pena conocer.

Sara O. Durán, cada viaje es una preciosa experiencia. Yo las guardo todas, y aprecio cada una en lo que vale, porque creo que viajar y conocer nos hace mejores personas.

Almatina, yo tampoco lo creo, a saber quién lo construyó. Efectivamente, esta isla ha pasado por mejores momentos y necesita un lavado de cara, pero no parece que los dirigentes actuales estén por la labor. Otro día hablaré de mis luchas con el guia; no todo fueron rosas.

Mari-Pi-R, me gusta la variedad. Creo que hay tantas culturas y tantas formas de vivir la vida en este planeta nuestro, que merece la pena conocer algunas, las más posibles. Es algo que nos enriquece a todos.

Nélida G.A., he procurado informarme, para que no sea una mera sucesión de fotos. Es parte de la diversión. Es el complemento perfecto a una semana viendo animales, unos días cargados de historia, por mucho que a veces sea terrible. Conviene no olvidar esas cosas. Es curioso, pero he estado en la ciudad en la que nació Mercury y en la que murió.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.