jueves, 29 de junio de 2017

Vietnam V - Pagoda de Trấn Quốc, en Hanoi

Después de haber deambulado la tarde anterior por Hanoi a nuestro antojo, en esa primera mañana hicimos una visita guiada por las principales atracciones de la ciudad, la primera de las cuales era esta pagoda que hay junto al lago Tay.


Es el templo budista más antiguo de Hanoi y se encuentra en una pequeña isla a la que se accede atravesando un puente. Fue construido en el siglo VI (545) durante el reinado de Ly Nam De, en la orilla del Río Rojo, aunque se trasladó a su emplazamiento actual en 1615. Su nombre significa Fundador Nacional.
Antes era frecuente encontrar tortugas en el lago, por lo que ahora las venden a la entrada.




Tanto en la cultura vietnamita como en la china, el color rojo simboliza la suerte y la prosperidad. El templo tiene una decoración muy cargada, como es habitual, habiendo además más ofrendas de las habituales al ser día 15 del mes. Por lo visto, los días 1 y 15 de cada mes son los más señalados, así que no faltaba comida, bebida ni dinero falso.





Los monjes han residido aquí durante siglos, enseñando el budismo a quienes estaban interesados. Había algunos fieles, pero la sensación era de paz, limpieza y tranquilidad. Los altares se iban sucediendo unos junto a otros mientras ardía el incienso.




En el exterior, no podía faltar un árbol Bodhi, regalo del presidente indio en 1959 que representa a la higuera bajo la cual Siddhartha Gautama se sentó a meditar, alcanzando la iluminación espiritual.



La pagoda, que tiene unos 15 metros de altura, se compone de 11 pisos que representan los diferentes estados budistas.




Abundan los bonsáis junto a las tumbas con las cenizas de los monjes, cuya altura determina la importancia que habían adquirido en vida. La flor de loto, símbolo de pureza está también por todas partes.


A nosotros nos pilló el atardecer en otra parte de la ciudad, pero por lo visto es bonito verlo desde aquí.

Fuentes: Wikipedia, Vietnamitas en Madrid y elaboración propia.

11 comentarios:

silvia de angelis dijo...

Un viaggio meraviglioso per apprezzare le bellezze di luoghi speciali
Foto bellissime
Un caro saluto, silvia

Senior Citizen dijo...

Parece mentira que estos templos salieran intactos de los bombardeos, con los frágiles que se ven.

Senior Citizen dijo...

¿Las tortugas son para que se echen en el lago?

unjubilado dijo...

Pese a que no había ninguna indicación en "cristiano", fui capaz de encontrar la pagoda a la primera.
La pregunta que yo hago difiere ligeramente de la que hace Senior Citizen ¿Las tortugas las venden para hacer sopa?

nélida dijo...

Cuando veo esas imágenes, no dejo de pensar cuán diferentes somos culturalemente. Precios paseo.
Abrazo

Misma Mente dijo...

Esto de darle de comer mejor a los dioses que a los mortales es de todas las culturas
Juas, no son listos los monjes ni ná

¿Te volviste sin tortuga?

RosaMaría dijo...

Qué conservación en todo eso muestra el respeto que tienen por sus tradiciones y creencias. Magnífico todo. Comparto mi gusto por las tortugas y la higuera con sus deliciosos frutos, algún ancestro habré tenido de por allí... Beso. Estupendas tus explicaciones.

Nélida G.A. dijo...

¡Qué bonito, Tawaki!
Se respira mucha espiritualidad, paz y calma. No sólo a través de tus fotos sino también de tus notas y comentarios.
Es una cultura tan diferente a la nuestra y tan respetuosa y espiritual que uno parece querer siempre pasar de puntillas para no molestar.
Me resultó curioso lo de la primera quincena del mes (más abundante en riquezas materiales que presentar como ofrendas).
Me gustó la foto del monje y lo que decías de ellos. Creo que todos podríamos aprender cosas importantes de ellos.
Es una cultura muy respetuosa ¿no te parece?
Son muchos los ejemplos, como el protocolo en las tumbas y el significado que le dan a cada cosa.
Gracias por compartir.
Un beso.

Conchi dijo...

Hola Tawaki, me quedo impresionada de las fotos que nos traes hoy, Wietnan es uno de los países que me encantaría visitar. Gracias por este estupendo viaje.

Un abrazo.

Tawaki dijo...

Silvia de Angelis, Vietnam nos fascinó. Todos nos habían hablado bien de este país y aun así consiguió sorprendernos.

Senior Citizen, hay mucho reconstruido, y la guerra estuvo mayoritariamente más al sur del país. Quizás eso lo explique. Las tortugas son para echarlas en el lago, ya que antes había muchas; ahora no creo que quede casi ninguna, porque los humanos somos conocidos por no dejar nada tranquilo.

Un jubilado, allí no hacen ascos a casi nada, aunque su gastronomía no tiene nada que ver con la china y no se comen todo lo que se mueve, como en su vecino del norte.

Nélida, y tanto, un rincón del planeta no tiene nada que ver con el otro, y sin embargo podemos entendernos con un poco de buena voluntad.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Misma Mente, de hecho no se desperdicia nada, ya que terminan comiéndoselo. Pero ellos no reciben ninguna subvención, y viven, supuestamente, de las donaciones.

Rosa María, todo destila silencio, tranquilidad y respeto. Un contraste enorme con el ambiente de las calles que hay justo al lado. Son una cultura extraordinaria.

Nélida G.A., en efecto, quizás me haya contagiado del ambiente beatífico a la hora de escribir la entrada, pero es que estas religiones son así y te atrapan fácilmente. Ya sabes que me gusta el respeto por las tradiciones, por los antepasados, y que disfruto del silencio y de los lugares cuidados como éste. Son un remanso dentro del bullicio de la ciudad. Exponentes de una cultura muy rica de la que, efectivamente, podríamos aprender mucho.

Conchi, te iba a encantar. Todo el que lo visita habla maravillas y nosotros no somos la excepción. Nos resultó atractivo y variado. De hecho lo pasamos estupendamente.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.