lunes, 26 de febrero de 2018

Australia III - Maits Rest

La imagen que muchos tienen de Australia no es la de un lugar con bosques lluviosos, pero es que a veces vivimos demasiado de los tópicos, y ya sabéis que a mí me encanta desmontarlos. Después de todo, uno viaja para descubrir, ¿no os parece?

Estamos en el Parque Nacional Great Otway, en el sur del país, muy cerca de la costa. Es una zona en la que el fértil terreno de origen volcánico, propicia la aparición de bosque lluviosos en los que eucaliptos y helechos crecen de forma desmesurada. Nos da la impresión de estar en una suerte de parque jurásico.




El mirto haya, un árbol propio del lugar que suele alcanzar los cuarenta metros de altura, nos escolta junto a los eucaliptos. La luz del sol apenas toca el suelo. Mientras sorteamos troncos caídos y regatos de agua, tenemos buen cuidado de dónde ponemos los pies y qué ramas tocamos, no sea que alguna serpiente nos tome cariño, más por sensatez que por un peligro real, ya que los ofidios australianos no son tan peligrosos como la gente piensa. Una pasarela de madera protege este frágil ecosistema de las pisadas de los visitantes.




Hay lugares en los que aflora el niño que llevo dentro, y este paseo de apenas 800 metros de largo, en el que no hay fuertes desniveles, es uno de ellos. Se recorre en media hora, pero nosotros estuvimos más tiempo, admirando el verdor de una naturaleza desbordante en total soledad, pues apenas nos cruzamos con un par de personas. Los huecos de algunos árboles son tan grandes que cabemos dentro.




Abierto al público en marzo de 1993, toma el nombre de Maitland Bryant, un guardabosque que patrullaba la zona a caballo mientras en otras partes del mundo se luchaba en la Primera Guerra Mundial. Paseando entre estos árboles tan altos y rectos, cuesta imaginar que los hombres se sigan matando hoy en día. El constante piar de los pájaros nos transporta a un lugar mucho más pacífico que refuerza mi idea de que hacen falta más bosques como éste.






Así pues, si alguien os dice que Australia es solo desierto y playas, podéis enseñarle estas fotos para sacarle del error.

23 comentarios:

nélida dijo...

El sendero entre exuberante vegetación es un sueño.
Una preciosura de paseo.

silvia de angelis dijo...

Impagabili immagini d'una natura che incita a vivere, molto apprezzate
Un saluto,silvia

Silvia E.D. dijo...

Hermoso lugar, amigo!! Ese bosque me recuerda a la selva de las Cataratas del Iguazu! Besos!

Ambar dijo...

He mirado varias veces las fotografías para salir del error. Impresiona pensar en arboles de 40 metros de altura y en una vegetación tan frondosa que impide casi la entrada de los rayos solares.
Me gusta que nos muestres el lado menos convencional de los lugares que visitas.
Un abrazo

Faerie Glen dijo...

Me encantó esta entrada.
Qué lugar más bonito. No me extraña que sacara al niño que llevas dentro. Seguro que nos sucedería a muchos.

Tus fotos me transportaron al lugar, sentí esa tranquilidad en cada uno de los 800 metros recorridos. Y el maravillarme con esas raíces, recrearme en esos árboles taaaan altos, y en el piar de los pájaros.
Naturaleza en estado puro. Generosidad que reconforta y abriga. Como esos recuerdos que nos traemos del lugar.
¡Claro que hacen falta más bosques como éste!

Me voy a quedar un poquito más por aquí...
Gracias por compartirlo.
Un beso.!

Mari-Pi-R dijo...

Has conseguido unas fotos magnificas, las cuales hacen resaltar mucho más la belleza de este bosque, un abrazo.

Conchi dijo...

Una entrada muy interesante Tawaki, nunca me hubiera imaginado que esta naturaleza tan exuberante existiera en Australia, ya que lo que más se conoce es desierto. Gracias por darla a conocer.

Un abrazo de Espíritu sin Nombre.

jesus alvarez dijo...

Excelente trabajo fotografico,saludos y feliz semana.

El Guisante Verde Project dijo...

Claro que hacen falta más bosques como esos... Regularíamos infinitamente mejor la temperatura en nuestras ciudades, las lluvias no se llevarían el terreno y una infinidad más de cosillas que benefician al ser humano.
Viajar desmonta tópicos, ya lo creo. Australia debe ser fascinante, un mundo aparte. De momento, en la lista de pendientes.
¡Saludos!

ñOCO Le bOLO dijo...

·.
Buen lugar para dar un paseo. No conocía al mirto haya, desde luego, tiene un porte espectacular.
Buen detalle, el pixelado... y eso que no eres tú. :)

Un abrazo

La Mirada Ausente · & · Cristal Rasgado

Laura. M dijo...

Impresionante naturaleza. Los árboles son gigantescos. Un paseo especcular.
Besos.

Alí Reyes dijo...

En mi caso, de verdad que demontaste lo que yo creía de Australia. Esa historia del guardabosques es muy bella.
En otro orden. Te invito a tigreroque está de cumple y donde hay un parrafito dedicado a tí

RosaMaría dijo...

Qué fotos estupendas amigo! La Naturaleza realmente nos vuelve niños porque tiene una fuerza exuberante y así lo demuestra todo lo que pones. Bellísimo. Gracias. Besos

Senior Citizen dijo...

Me recuerda a esto

https://flic.kr/s/aHsm6dNaTJ

Pero, claro, mucho más grande, más frondoso... más de todo.

Ela dijo...

It looks like a jungle! I love it !
Great photos !!
Happy Sunday !

A Casa Madeira dijo...

Super interessante!
Adorei conhecer mais dessa vegetação.
Boa entrada de semana.

Tawaki dijo...

Nélida, lo disfruté como un niño. Caminar entre árboles tan altos y abundantes es un sueño.

Silva de Angelis, la naturaleza suele sorprendernos con sus tesoros, que a veces están ocultos y los descubrimos donde menos lo esperamos.

Silvia E.D., Iguazú es de lo más bonito que he visto nunca, y sí, se le da un aire.

Ámbar se hace lo que se puede, pero es complicado que una foto bidimensional transmita el sentimiento que provoca estar allí. Ojalá lo haya conseguido, porque el lugar es ciertamente especial.

Faerie Glen, te imagino paseando por allí, con la mirada en las copas de los árboles y sé que te gustaría mucho. Es como volver miles de años atrás, cuando los bosques cubrían la tierra con plantas inmensas y uno se siente realmente pequeño. Una gozada para los sentidos.

Mari-Pi-R, es complicado meter plantas tan grandes en el encuadre, pero se hace lo que se puede. Todo sea por mostrar un trocito más de este mundo maravilloso.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Conchi, Australia es enorme, más grande que Europa, así que tiene que haber un poco de todo. Suelen mostrarnos siempre los mismos lugares, por eso me esfuerzo en traer otros diferentes. Me alegro de que te haya gustado.

Jesús Álvarez, gracias, ya sabes que no es fácil conjugar tantas luces y sombras.

El Guisante Verde Project, creo que os gustaría mucho, y me atrevo a decirlo a pesar de que yo apenas le di un bocadito a este inmenso país-continente. Debe haber multitud de senderos interesantes que recorrer.

ñOCO Le bOLO, precisamente porque no soy yo. Tengo permiso, pero aun así prefiero mantener el anonimato, que lo que se sube queda ya para siempre. En cuanto al sitio, cubrió ampliamente mis expectativas.

Laura M. un paseo corto pero intenso, con unas plantas enormes a las que no estamos acostumbrados por aquí.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Alí Reyes, felicidades por tu cumpleblog y gracias por mencionarme. Me encanta desmontar las generalizaciones, es parte de mi lado "gamberro".

Rosa María, intento transmitir lo que lugares así me hacen sentir. No es fácil meter esas plantas enormes en el encuadre, y hay cosas que se pierden, como el piar de los pájaros o la humedad, pero al menos enseño un trocito de este mundo fantástico en el que vivimos.

Senior Citizen, se da un aire, pero aquí las plantas son mucho más altas y no te dejan ver el cielo. Hay otro lugar de Australia sobre el que ya publicaré que se parece más. Tower Hill Reserve, en Victoria.

Ela, desde luego que parece una jungla. Es un paisaje muy diferente en comparación con los que tenemos en Europa. En cualquier caso, es maravilloso.

A cAsa Madeira, las plantas son nuestras amigas, y solo necesitan un poco de espacio y cuidados. A cambio nos regalan tranquilidad, verdor, salud y oxígeno.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Una mirada... dijo...

Madre mía, así me imagino el paisaje del gigante de las judías mágicas... Inmenso, tan excepcionalmente grandioso que apenas la vista puede abarcar una ínfima parte. Fíjate que hace unos días estuve viendo por televisión un programa sobre la historia de la desertización de Australia, con esas inmensas dunas desde las que únicamente se avista un territorio reseco y agrietado; zonas que, contaban, fueron vergeles poblados por muchas especies animales y vegetales y donde moraron seres humanos que dejaron su rastro bajo la dureza, coloreada de ocres, del suelo.

Tawaki dijo...

Una mirada, la deriva de Australia hacia el ecuador provoca que el desierto vaya ganando terreno, pero se trata de un país tan inmenso que por fuerza tiene que haber un poco de todo. En otras entradas mostraré algo de su corazón rojo, pero la parte de la costa es de un verdor espectacular que casi nadie asocia con Australia. Los aborígenes son el pueblo vivo más antiguo, pero años de colonización, ayudas públicas y alcoholismo los han relegado completamente. Espero que puedan resurgir, pero en la actualidad están muy alienados. Gracias por la visita.

unjubilado dijo...

Australia es un país que siempre me ha llamado la atención, en primer lugar por la lejanía, además de encontrarse en las antípodas de España, siempre me has fascinado los canguros y he leído con mucha atención la plaga de conejos de la que tuvo la culpa el hombre y donde el animalito en cuestión encontró un terreno propicio para multiplicarse.

Tawaki dijo...

Un jubilado, algo tiene ese país que nos fascina a muchos. Con un poco de suerte y con mucho tiempo, confío en irlo conociendo un poco mejor. Aprovecharé mientras pueda para acercarlo a los que no podéis ir tan lejos. Lo e los conejos es solo la punta del iceberg de infinidad de atentados ecológicos cometidos. Por eso son tan estrictos con lo que les llega ahora. Y hacen bien.