viernes, 17 de junio de 2016

Egipto VIII – Pirámides de Giza

Soy atípico hasta para esto, pues he necesitado ocho entradas sobre Egipto, un viaje que hice en 2008, para traeros las famosas Pirámides de Giza. Después de todo, ¿qué puedo indicar que no se haya dicho ya con toda la información que hay disponible?


Estaba al final de un viaje que había comenzado en Luxor, remontando el Nilo hasta Asuán para dar un salto a Abu Simbel y terminar en El Cairo y Alejandría. Esa mañana éramos un grupo muy reducido, pues sólo me acompañaban otros dos españoles, y tampoco había demasiados turistas.

Allí estaba la Pirámide de Kefrén, con su característico gorro de piedra caliza. Un recubrimiento que tenía también la de Keops hasta que se cayó en un terremoto.

Hijo de Keops, y no queriendo hacer una pirámide más grande que la de su padre, encargó su construcción en un lugar algo más elevado, dando la impresión de que es más alta.



La más imponente es la de Keops, con sus dos millones largos de piedras, algunas de las cuales alcanzan las setenta toneladas de peso. Tiene 136 metros de altura y 230 metros en cada uno de sus lados, todo ello construido en torno al 2570 a.C.

Me habían dicho que no merecía la pena entrar y no lo hice, pero ahora me arrepiento de no haberlo experimentado, porque no creo que surja otra oportunidad.





Los dromedarios, mucho más grandes que un caballo, le daban cierto aire exótico al lugar.



Llegamos a una explanada desde donde había una buena panorámica, aunque tuviese que esquivar los consabidos mercadillos de regalos. Al menos aquí los vendedores eran educados y no te agobiaban.



Las pirámides están bastante cerca de El Cairo. Al marchar, pude fotografiar la de Micerino y las de las tres reinas desde la furgoneta, pues íbamos en dirección a la Esfinge.




No sé cómo está la situación en Egipto ahora mismo. He oído de todo, y hay turistas que afirman haber disfrutado de estos monumentos sin sufrir contratiempos, pero no parece que sea el mejor momento para visitarlos, lo que es una lástima.