martes, 3 de marzo de 2015

Jaipur - Palacio de los vientos I

Supongo que cualquiera que piense en la India tiene sus fotos preconcebidas en la cabeza, imágenes de la gente, del colorido, de los templos y del bullicio, quizá incluso de la pobreza.

Yo tenía dos: la foto del Taj Mahal y ésta del Palacio de los vientos.


A veces me pasa que imagino la foto antes de tomarla, antes incluso de llegar al sitio en cuestión. En este caso sabía que teníamos que ir a primera hora de la mañana, para que el sol le diera de pleno, y así se lo dijimos a nuestro chófer.    


Tuvimos suerte, el día amaneció soleado, y pudimos apreciar bien los detalles de esta preciosa fachada a pesar del intenso tráfico de vehículos que transitaban apenas a un par de metros de donde estábamos nosotros.    



El Hawa Mahal, que es como en realidad se llama este palacio, es una de las muchas atracciones de Jaipur. Fue construido en 1799 por el marajá Sawai Pratap Singh, y formaba parte del Palacio de la ciudad. Servía como extensión de la zenana, destinada al harén.    


Las celosías de las 953 ventanas permitían a las mujeres contemplar la vida de la ciudad sin ser vistas.    



Construido en arenisca roja y rosa, con incrustaciones en óxido de calcio, está considerado como el máximo exponente de la arquitectura Rajput.    


Otro día os enseño el interior, que aunque es menos vistoso, también merece la pena.