lunes, 24 de agosto de 2015

Mariposa Grove I

Apenas me había documentado para este viaje, ya que fue mi amiga la que lo organizó todo, y sólo sabía un par de cosas de Mariposa Grove: que había sequoias gigantes y que lo cerrarían al público en julio de 2015 por un par de años. Para los despistados, estamos en California, en Yosemite, y hoy toca caminar.

El aparcamiento es pequeño y se llena enseguida, pero es casi más recomendable tomar el shuttle que sale cada pocos minutos desde el Hotel Wawona. Os llevará quince o veinte minutos llegar al inicio de la senda, y sólo hace falta calzado cómodo, agua y la cámara de fotos. Los que tengan armas de fuego deben saber que no está permitido llevarlas.




Según reza en un folleto que venden en la entrada, las sequoias no son los árboles más longevos, aunque se estima que viven más de 3000 años, ni tampoco los más altos, ya que no suelen superar los 90 metros, mientras que sus parientes rojas, que suelen encontrarse junto a la costa, llegan hasta los 115.

Tampoco ganan por diámetro, ya que sus 12 metros se quedan cortos frente a los 15 del ciprés del Montezuma, también conocido como "El Árbol del Tule" en Santa María del Tule, Oaxaca, México. Este último, del que os dejo un par de fotos, lo vi en 2010.



En lo que sí ganan las sequoias es en volumen, en esto no tienen rival, pero como comentaba El Guisante Verde Project en otra entrada, no hay foto que valga ni que sustituya la sensación de estar junto a ellas.

Mariposa Grove está dividida en dos partes, “the lower grove” y “the upper grove”, algo así como la parte baja y la alta. Aunque la distancia no es mucha, la inmensa mayoría de la gente recorre únicamente la parte baja, hasta alcanzar el California Tunnel Tree, que es hasta donde vamos a llegar nosotros en esta entrada. La parte alta la dejamos para dentro de unos días.

Ya en el propio aparcamiento podemos observar algunos ejemplares notables.



Pasamos junto a este ejemplar caído hace más de trescientos años, The Fallen Monarch, y aprovechamos que hay una chica cerca para usarla como referencia. Las raíces de estos árboles ocupan un área grande, pero no profundizan más allá de un par de metros. Eso hace que cuando las circunstancias no son idóneas, caigan al suelo.


Continuamos por la senda, que está perfectamente indicada y atravesamos una zona incendiada. Las seqouias son resistentes al fuego, y éste las ayuda, puesto que despeja el bosque de vegetación y así tienen menos competidores.

Seguimos avanzando y a la altura del Bachelor & Three Graces nos encontramos con este picapinos que se alimenta de larvas y gusanos.






Con sus casi 64 metros de alto y 8,5 de circunferencia, el Grizzli Giant se encuentra a 1.2 km del aparcamiento. La rama que sale hacia la derecha de la foto tiene dos metros de diámetro, mientras que se estima que el árbol tiene entre 1900 y 2400 años. Por volumen se encuentra en el puesto 25 del mundo.





En este cartel podemos hacernos una idea de su tamaño.


Caminamos un poco más, hasta llegar al California Tunnel Tree, una sequoia a la que abrieron un túnel en 1895 por el que podemos pasar tranquilamente. Este ejemplar sobrevivió; no así otro que veremos en la próxima entrada. Fijaos en la anchura del tronco.




Aquí, la gente se hace la foto y se olvida de que hay otros que quieren hacer lo mismo. En lugar de apartarse y dejar paso a los demás, se quedan allí parados, perdiendo el tiempo y estorbando. Tampoco parece que disfruten mucho de los árboles.

Aprovechad para descansar, que en unos días nos vamos a la parte alta del bosque.

18 comentarios:

Senior Citizen dijo...

Que burrada eso de abrirle un túnel... ¿Están locos? Menos mal que no se lo cargaron, pero probablemente ese árbol durará menos que los otros.

nélida dijo...

Es muy llamativo que siendo tan altas, sus raíces sean tan poco profundas; y creo como vos, que no ha de ser lo mismo transitar ese bosque, que ver fotos o leer una crónica de viaje. Igual se agradece y se disfruta tanta maravilla.

Abril Sampere dijo...

Qué hermoso paseo, gracias por recorrerlo con nosotros, besos

Caminarsingluten dijo...

¡Realmente impresinante! Lo hemos visto en varios documentales, y hace años, cuando escalabamos, el ir a Yosemite era el sueño de acercarnos al Gran Capitan, y a todo el valle. Ahora, es el poder caminar como vosotros entre estos gigantes.

Gracias por acercarnos este recorrido, este lugar. Y sigue caminando.

Abrazos

Ana y Víctor.

Laura. M dijo...

Gigantescas!!! Aquí tenemos una en el Bosque pero un poquino más chica Javier ;)
tienen que impresionar estar junto a ellas... Hala a seguir caminando y compartiendo :))
Un beso.

unjubilado dijo...

Realmente enormes, ya puedo decir que, no es cierto que,
"Para subir al cielo, para subir al cielo
se necesita una escalera grande".
una escalera grande y otra chiquita".
Está claro que lo que se necesita es una sequoia gigante, por eso hay tantos, que se van al infierno.

Mari-Pi-R dijo...

Las sequoias son especialmente impresionantes, buen paseo me has dejado recordando buenos años atrás cuando estuve.
Un abrazo.

Tawaki dijo...

Senior, unos bestias. Este sobrevivió, pero otros dos cayeron. Era otra época, con otros valores y por lo visto lo hicieron como reclamo turístico. ¡El colmo!

Nélida, uno se siente muy pequeñito a su lado. Y mira que yo soy alto, je,je.

Abril Sampere, fue un paseo que disfrutamos mucho. No en vano, es un lugar único en el mundo por la concentración de estos árboles tan inmensos.

Caminar sin gluten, ojalá podáis hacer el viaje, porque merece mucho la pena, pero recordad que estará cerrado durante dos años.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Laura M. en el norte de Huelva también hay algunas bastante altas, pero claro, no hay comparación. Aquí hay un montón de ellas.

Un jubilado, lo interesante sería poder subir a una de ellas y ver el suelo desde allí.

Mari-Pi-R, ciertamente es un lugar para recordar toda la vida. A mí me emocionó mucho poder estar junto a estos gigantes.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Frine Laena dijo...

Que pasada!

Nélida G.A. dijo...

Impresionante. Todo; el lugar y las fotos.
Me encantan los arboles, de toda la vida me gusta estar cerca de ellos. Y estar ahí en medio de esas sequoias me lo imagino como algo muy especial.
Ya se transmite con verlo a través de tus fotos y de tu relato, que por cierto te has documentado muy bien y es de agradecer.
Además me parece un lugar mágico e inspirador. Un escenario perfecto para miles de historias, para cuentos, relatos. Para imaginar y soñar, escribir......

Me encantó la entrada, y no dudes que descansaré mucho para no perder detalle de la otra parte,y tomarla con ganas!!!
Gracias.

Besos.

Alí Reyes dijo...

Me distes datos que no tenía, como ese de la anchura del Tule. Con tus entradas lo que hago es viajar a dónde nunca he ido.
Hace unos años copié un artículo del colombiano Abab Faciolince, y en èl tocaba el tema de estos gigantes, era acerca del transplante de embriones, si puedes dale una hojeada por fa
http://tigrero-literario.blogspot.com/2008/10/qu-es-y-qu-no-es-la-clonacin-de.html

Javier G. dijo...

Que bien has pillado al pájaro carpintero, una buena captura imprescindible cuando se habla de madera, evidentemente.
Si, no te quepa la menor duda; me quedaría igual que tú si estuviera allí, es fantástico.
Todo a lo grande, la naturaleza es así...

Saludos

Teca M. Jorge dijo...

Incrível o lugar, as fotografias, o que nos conta e o precioso picapau...

Beijo.

RosaMaría dijo...

Esto sí que supera lo visto! Qué bellos y majestuosos! Adoro los bosques, qué bueno que lo pudieras recorrer y fotografiar para nosotros. ¿Porqué los querían cerrar al público? Tomaré varios tés (ya verás porqué) hasta tu próxima crónica. Te felicitoy: Gracias.

aitor aitor aitor dijo...

Tuviste suerte, creía que este verano ya estaba cerrado.
La verdad es que es un auténtico placer pasear por ese bosque de gigantes que te hacen sentir la insignificancia del ser humano.
Si además consigues recorrerlo durante un día con pocos visitantes, como fue mi caso, el placer se multiplica infinitamente.
Saludos.

Tawaki dijo...

Frine Laena, y que lo digas. Un lugar muy especial para los que amamos los árboles.

Nélida, ojalá puedas ir allá un día, porque el espectáculo es único en el mundo. Qué bonito es nuestro planeta Tierra. Cada vez es más fácil viajar y tenemos estas maravillas más y más cerca.

Alí Reyes, lo he leído y te dejé un comentario.

Javier G., estaba relativamente cerca. Te encantaría darte una vuelta por allí. Ojalá puedas hacerlo.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Teca, es un lugar increíble, digno de verse no una, sino muchas veces.

Rosa María, lo cierran para acondicionarlo, para que sea más fácil visitarlo y para incrementar las medidas de seguridad. Además de un espacio natural fantástico es una atracción turística, y hay que cuidar de ella.

Aitor, Aitor, Aitor, lo miré antes de ir y lo encontramos abierto por los pelos. El hecho de su cercano cierre creo que ayudó a que hubiese menos turistas en la segunda parte del recorrido. La verdad es que fuimos afortunados.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.