jueves, 6 de agosto de 2015

Costa Rica IX - Café Iguana y río Tárcoles

Organicé el viaje a Costa Rica con una agencia, pero añadiendo noches aquí y allá porque a mí me gusta viajar despacio y disfrutar de los lugares que visito.

A la vuelta de Tortuguero hubo desbandada general, unos alquilaron un coche, otros tiraban hacia la costa, los más hacia el interior. Yo coincidí con una pareja de alemanes bien simpáticos camino del volcán Arenal. Ellos repetían viaje, así que se convirtieron en una buena fuente de información, y como también les gustaba hacer fotos, enseguida encontramos tema de conversación.

Camino de Arenal hay una parada obligada en un café que hay junto a la carretera. La gente lo conoce como Café Iguana, porque hay infinidad de estos animales tomando el sol por los alrededores.




Algunas son enormes y pueden verse a simple vista por muy lejos que se hallen.    


Otras posan más cerca sin inmutarse lo más mínimo.    






Varios días después, camino de Manuel Antonio, hicimos esta otra parada en el río Tárcoles.

Los cocodrilos se pueden ver desde la seguridad del puente. No sé cuánto medían de largo, pero había algunos enormes.








Me pregunto de qué se alimentan, pero no pienso bajar a comprobarlo. ¿Algún voluntario?    

18 comentarios:

unjubilado dijo...

El cocodrilo americano se alimenta de toda clase de vertebrados, incluidos mamíferos de gran tamaño que caza por sorpresa cuando se acercan a beber agua. Yo siempre llevo una cantimplora por si acaso.
Las iguanas de cerca las vi en una plaza de Valencia en Venezuela, estaban en el suelo comiendo mangos que se habían caído de los árboles, dejaban que te acercaras hasta unos tres metros y no se inmutaban, si tratabas de acercarte más se daban la vuelta y se marchaban con parsimonia.

Abril Sampere dijo...

Qué bonito post, las imágenes preciosas, besos

Alí Reyes dijo...

Hermano. ¡Qué fotos tan reveladoras! Siempre sorprende que la flora y la fauna estén tan bien conservadas ¡Bravo por Cesta Rica!

Caminarsingluten dijo...

Tiene que ser precioso. Y nos han gustado las fotos de la iguanas, y no tanto el pensar en bañarnos entre cocodrilos.

Abrazos

Ana y Víctor

Tawaki dijo...

Un jubilado, ten cuidado donde llenas la cantimplora. Aquí las iguanas son más salvajes y toleran menos la presencia de los humanos, pero no se mueven cuando se sienten seguras.

Abril Sampere, fue un viaje muy bonito del que guardo muy buenos recuerdos.

Alí Reyes, no me cansaré de decir que Costa Rica es un paraíso para los amantes de la naturaleza. Ta sabes que este viaje me gustó especialmente.

Caminar sin gluten, lo es. A vosotros que disfrutáis con la naturaleza os iba a encantar, dejando, eso sí, los cocodrilos a suficiente distancia.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Mari-Pi-R dijo...

Eres todo un amante de la naturaleza, yo me quedo con las ciudades, pues no me lo iba a pasar bien con esos animales, un abrazo.

RosaMaría dijo...

Me encantó. Qué experiencia maravillosa y qué buenas fotos! Estuve agrandando y es maravilloso ver en detalle patas y esa especie de oreja que cuelga en la color ocre. ¿Es una oreja o qué cuelga? Son fotogénicas y parecen muy tranquilas. Repito, me encantó. Gracias y besos, es la única condecoración que puedo darte por tan buenas fotos.

Senior Citizen dijo...

Dos tipos de animales que prefiero verlos en fotos.

Teca M. Jorge dijo...

Costa Rica é preciosa em termos de natureza...

Beijo.

Javier G. dijo...

Yo tengo poca carne y no merezco la pena para el cocodrilo pero, invitaría al señor Cañete que daría para toda la cuadrilla del río, además, tendrían bastante reserva y nos quitaríamos a un gorrón mas de la política.

Saludos y estupendo reportaje.

M. Teresa dijo...

Aunque sí vimos los cocodrilos del Río Tárcoles no tenía ni idea del café que comentas, seguro que nos hubiera encantado.
Tu cámara fotográfica sacaría humo con tantos ejemplares a tu disposición ;)

Saludos

Tawaki dijo...

Mari-Pi-R, yo me quedo con todo, je,je, pero si tuviese que elegir, ganaría la Naturaleza.

Rosa María, creo que te refieres a la papada. Cuando la hinchan es porque están enfadadas y es mejor marcharse. Tus comentarios son la mejor condecoración que puedo recibir.

Senior Citizen, me lo imaginaba. Me ha quedado una entrada muy reptiliana.

Teca, y que lo digas. Un país que hay que descubrir sin falta.

Javier, me parece que con tanto político, los cocodrilos iban a reventar.

M. Teresa, aunque los he puesto en la misma entrada, el café está antes de llegar a Arenal, yendo hacia el oeste, mientras que el puente está entre Monteverde y Manuel Antonio. Mi cámara, la pobre, no para.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

nélida dijo...

La iguana del peinado punk; parece un pez que perdió el camino hacia el mar :)
Son preciosas me encanta.
Paso de voluntaria con los cocos jejeje glup gup up p

Tawaki dijo...

Nélida, me pregunto cuánto le cobrarán en la peluquería. Por lo visto, ante la falta de voluntarios, tendré que poner a dieta a los pobres bichos, jajaja.

Laura. M dijo...

Mo he estado allí pero mis hijos me trajeron un buen reportaje que aproveché.
Pura vida amigo. Un país sin ejército y verde a rabiar.
Un beso.

Nélida G.A. dijo...

Ainssss mi curiosidad hoy es escasa, así que otro día bajo a comprobarlo, otro momento, otro viaje, si?
Vamos, por si no quedó claro: "que ni de coña":-)
Me gusta esa manera de preparar viajes, mitad organizados y mitad por tu cuenta que tampoco deja de ser en grupo lo que de menos personas.
Así da gusto porque conoces las cosas con más calma y de manera más personaliza en lo que más interesa y guste.

Las fotos de las iguanas tan de cerca, te quedaron muy bien. No son animales de mi agrado, pero al lado de los cocodrilos, salen ganando, los elijo.

Abrazo!!!!

aitor aitor aitor dijo...

Yo también desconocía la existencia del café Iguana aunque en Manuel Antonio también pude sacar alguna foto a estos apacibles "bichitos".
Costa Rica, precioso lugar para disfrutar de la fauna y la naturaleza...

Tawaki dijo...

Laura M. pues ya estás tardando en ir, ja,ja. Es un país con un biodiversidad alucinante.

Neli, le diré a los cocodrilos que tienen que seguir esperando, qué le vamos a hacer... Esos viajes son los que más he disfrutado, y que por un lado tienes la libertad y por otro la seguridad de que todo está (más o menos) bajo control, lo que evita incomodidades.

Aitor, Aitor, Aitor, y que lo digas, creo recordar que llegué a tu blog justo cuando publicabas sobre este bello país.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.