domingo, 26 de marzo de 2017

Vietnam IV – Templo de la Literatura

Hanoi, jornada II. Llevamos todo el día trotando detrás del guía, de un lado para otro por la bulliciosa capital de Vietnam. El sol cae ya hacia el horizonte pero aún hay algo de luz para seguir viendo lugares como este Templo de la Literatura, primera universidad del país.
Fue construido en 1070 por el emperadorLyThanhTong en honor a Confucio, y funcionó durante 700 años como una estricta universidad a la que acudían los príncipes y nobles del país, aunque luego fuese abriendo paulatinamente sus puertas a otros estudiantes.Se impartía literatura y poesía además de los principios del confucionismo. 





Uno de le los cinco patios fue destruido en 1947 por los bombardeos franceses. Nosotros vamos atravesando puertas y jardines hasta llegar a otro en el que preparan una fiesta en honor de Bélgica.Me pregunto qué cervezas habrán elegido y por qué no me han invitado (ya sabéis que viví dos años en Bruselas).




Un poco más allá podemos observar 82 de las 116 estelas de piedra originales en las que se inscribieron los nombres de los estudiantes. Estas estelas descansan sobre tortugas, que representan la longevidad. Nos encontramos en la llamada Constelación de la Literatura, una zona del complejo en la que hay una enorme piscina.






Continuamos la visita y vemos una estatua de Confucio y otras cuatro de sus discípulos dentro de una pagoda. La decoración tiene mucho colorido y es muy vistosa. Como mucha gente viene aquí a rezar, es frecuente encontrar todo tipo de ofrendas, desde comida y bebida, hasta dinero (falso, por supuesto) porque los antepasados siguen teniendo las mismas necesidades.








Junto a la pagoda encontramos esta campana del año 1768.



Los edificios no son altos, y están rodeados por un muro de ladrillo. Pabellones, templos y jardines son un remanso de paz dentro del fragor de la ciudad. Uno se olvida del tráfico y de los vendedores ambulantes. Hay gente, pero la mayoría son locales, y se comportan con respeto. Así da gusto.




Fuentes: Vietnamitas en Madrid y elaboración propia.

14 comentarios:

Nélida G.A. dijo...

Unas fotos muy bonitas de un lugar impresionante.
Toda una cultura aparte, muy diferente a la occidental y llena de matices.
Me gusta el respeto y disciplina que impera aún en esos templos. Y el que aún se conserve y perviva cosas tan peculiares como esculpir el nombre de los mejores estudiantes y hacer que descansen dichas losetas en unas longevas tortugas. La educación es longeva y perenne, hay principios que se repiten por mucho que pase el tiempo.
Gracias por compartir tu experiencia.
Besos.

Senior Citizen dijo...

Afortunadamente, la guerra no se llevó todo por delante... Tortugas hay más, unas muy curiosas con pájaros encima.

Teca M. Jorge dijo...

Impressiona a distinção de cultura em relação ao ocidente... são muitas peculiaridades...
Preciosa reportagem de um belo e cultural passeio...
Um beijo

unjubilado dijo...

Gracias a tus fotos he decidido viajar hasta allí, pero se conoce que no me han entendido y no me han dejado pasar, o quizás debido al confusionismo existente y me he quedado en las puertas del Templo de la Literatura.

Alí Reyes dijo...

Gracias por los datos que aportas, sobre todo por las fotos. Lo bueno del régiemen vietnamita es que se ha dejado de esas tonterías del ateísmo como fundamento y deja operar a las religiones y al libre mercado

Mari-Pi-R dijo...

Estos templos siempre me parecen mas bonitos exteriormente que del interior, lo cierto que ahora no sé si lo visitamos, tendría que mirar en mis archivos, a todo ello lo he podido admirar bajo tu mano.
Un abrazo.

Misma Mente dijo...

chachi,... y a mi que el vietnan solo me trae tiros y napal a la cabeza

Saludos

ñOCO Le bOLO dijo...


Amigo, viajo con tus ojos y tu cámara. Lo que veo, lo que muestras, siempre me llena de satisfacción.
Esos paraísos me resultan muy lejanos... que sele va a hacer.

Un abrazo

· LMA · & · CR ·

Ambar dijo...

Debe ser un país fascinante. menos mal que, gracias a ti, puedo conocerlo un poquito.
Besos

Conchi dijo...

No tengo la posibilidad de viajar a Vietnan, pero de tu mano voy conociendo lo hermoso que es. Muchas gracias. Abrazos.

nélida dijo...

Me encantó lo de Templo de literatura, pero más las constelaciones. Lo curioso es que no se ve ningún libro por allí.¿Dónde estaban? O solo era una casa de estudios?
Qué cultura tan diversa, si´?

Tawaki dijo...

Nélida G.A., ellos aún conservan el recuerdo de sus antepasados, así como recuerdan la lucha que han mantenido a los largo de muchos siglos para conseguir la independencia. Efectivamente, es una cultura muy diferente, con una forma de enfrentar la vida completamente diferente a la nuestra.

Senior Citizen, poco a poco van reconstruyendo el país, aunque hay monumentos que han desaparecido por completo. Muchas han sido las guerras que se han desarrollado en estas tierras.

Teca, ellos ven la vida desde otro ángulo. Poco a poco, la globalización les llega, pero aún mantienen su gusto y respeto por el pasado.

Un jubilado, el confusionismo es muy malo. Les diré que te dejen pasar, por la puerta principal, además.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Alí Reyes, coincido plenamente contigo. Han dejado atrás el comunismo más trasnochado y se están abriendo, sin dejar a un lado sus creencias, a una economía de mercado que está beneficiando a todos en el país.

Mari-Pi-R, creo que parte del encanto consiste en retrotraerse a aquellos años en los que los estudiantes se esforzaban aquí por aprender. Si lo vemos con los ojos del presente nos aportará menos.

Misma Mente, nada como viajar para derribar prejuicios. Sin negar la evidencia de la guerra, es mucho lo que podemos encontrar que es positivo, pero claro, eso no vende periódicos ni anuncios de televisión. Por eso hago poco caso de los medios de comunicación y me fío más de mis ojos.

ñOCO Le bOLO, en el mundo actual los miles de kilómetros se salvan en un suspiro. Es cuestión de proponérselo.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Ámbar, lo es, me habían dicho que me iba a gustar y aun así me sorprendió gratamente. Y eso que empieza a estar masificado por el turismo. Tuvimos suerte, salió todo muy bien y lo pasamos de lujo.

Conchi, este blog fue creado con esa intención, con la de acercar lugares más o menos lejanos a los que por un motivo u otro no pueden viajar hasta allá.

Nélida, estamos hablando de hace muchos siglos, de cuando los libros eran un bien preciado por su escasez. Solo estudiaban cinco libros, aunque cuando pregunté por ellos no me supieron decir cuáles eran. Solo que estaban relacionados con las enseñanzas de Confucio. Quizás la sabiduría se transmitía de forma oral en su mayor parte.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.