jueves, 27 de octubre de 2016

Lago de los Cuatro Cantones

Llevábamos unos días con el cielo cubierto de nubes, así que cuando vimos que la previsión meteorológica para la tarde del sábado nos prometía algo de sol, nos lanzamos camino de la estación en busca de un tren que nos acercara a Flüelen, donde los árboles mostraban ya los colores del otoño.





A esta hora del día, la mayor parte de este extremo del lago está ya en sombras, y el aire era fresco, pero resistimos en cubierta porque no queríamos perdernos el paisaje. Los árboles de la orilla y el color oscuro del agua eran un espectáculo. De la pradera de Rütli, que vio nacer a lo que hoy es la Confederación Helvética ya os hablé en otra ocasión.




De hecho, parte de este recorrido ya os lo he mostrado, porque las excursiones alRigi suelen terminar con una navegación desde Vitznau hasta Lucerna, pero esta era la primera vez que hacía el lago de punta a punta. El barco tarda algo menos de tres horas, ya que va parando en algunos de los pueblos que hay junto al agua, deteniéndose a veces en pequeños embarcaderos que, aislados, parecen no llevar a ninguna parte. Muchas de las casas se encuentran diseminadas por los montes y varios caminos recorren las colinas.




Al llegar a Brunnen el sol nos acompaña ya hasta el ocaso sin que ningún monte se interponga. Poco a poco, el barco se va llenando de pasajeros, al tiempo que nos cruzamos con los que vienen desde Lucerna. El lago se abre y se presta a las fotos panorámicas mientras la luz se torna más cálida.





Al arribar a Vitznau ya tenemos la luz dorada previa a la puesta de sol.





Hoy el monte Pilatus está libre de nubes y el sol se esconde tras él, ofreciéndonos esta vista.





La luz desaparece con rapidez, pero aún llegamos a Lucerna a tiempo de tirar algunas fotos. El rango dinámico del teléfono no es tan bueno como el de la réflex y apenas se distinguen los edificios, pero me gusta ese cambio de la luz cálida a otra más fría.



Justo al lado de la KKB han instalado algunas atracciones de feria, como esta noria que se refleja en el estanque.




Es un bonito punto final a nuestra excursión, ya que únicamente nos resta tomar otro tren que nos lleve de vuelta a Zug.

13 comentarios:

Ligia dijo...

Waw!! Como siempre unas fotos maravillosas que captan la belleza de los lugares que muestras. La última imagen de la noria está sensacional. Abrazos

Ela dijo...

Oh, such a beautiful place !!
I admire your fantastic views !!
Greetings

unjubilado dijo...

Este tipo de fotos solamente las he visto en los buenos reportajes de televisión.

Nélida G.A. dijo...

Unas fotos preciosas, me encantan esas vistas.
Yo crucé ese lago saliendo de Lucerna, y tanto tus fotos como tu relato me transportaron de nuevo allí. Soplaba aire frío también pero seguí en la cubierta y lo disfruté muchísimo.
Me gustan esas casas a pie de agua y las montañas cobijando el Lago.
Qué "peculiar" me ha resultado siempre Suiza. Hay muchos países en los que al visitarlos encuentras similitudes con tu tierra o con otras conocidas. Y con Suiza eso no me pasa, es muy diferente y peculiar (al menos esa es mi percepción).
Gracias por compartir.

Mari-Pi-R dijo...

Hay que aprovechar el buen tiempo, yo este otoño tenía previsto salir al campo y no lo he podido hacer.
Las fotos demuestran lo bonito que es Suiza.
Un abrazo.

nélida dijo...

Menudo paseo. Precioso. La foto del monte Pilatus en la que el sol se está ocultando parece una pintura, y la primera y última de la noria, me encantan. Tienen mi estrellita netelín :)
besos cumpleañero

RosaMaría dijo...

Qué fotos preciosas, me encantó el paseo. Coincido con Nélida en los gustos. Beso y felicitaciones.

lola dijo...

Unas fotos preciosas y por ellas supongo que lo habrás pasado estupendamente en esa excursión.
Saludos,

Ambar dijo...

Precioso recorrido y preciosas fotografías

Tawaki dijo...

Ligia, la suerte de llegar en el momento justo. Zarpamos con sol y luego vimos una puesta de sol preciosa, para llegar a Lucerna con la luz justa para sacar esa noria reflejada. Un lujo.

Ela, it is truly a beautiful landscape. The sunset was great and the light awesome.

Un jubilado, muchas gracias. Creo que tuve mucha suerte con el tiempo.

Nélida G.A., quizás sea porque se trata de un paisaje abrupto, pero con suaves colinas llenas de pastos al mismo tiempo. En el sur de Europa no tenemos esos lagos tan grandes y tampoco llueve tanto. Puede que sea por eso por lo que nos atraiga tanto.

Mari-Pi-R, el mes de octubre aquí es complicado, por lo que esos ratitos de sol tienen aún más valor. Llevamos muchos días sin verlo en condiciones, y se le echa de menos.

Nélida, no podíamos creer nuestra suerte. Llevábamos diez días en los que apenas salió el sol y parecía estar esperándonos para jugar justo el sábado por la tarde, cuando no tenía que trabajar.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Rosa María, tuvimos mucha suerte, pero así es Suiza, hay que aprovechar los buenos momentos en cuanto aparecen, porque nunca se sabe lo que pueden durar.

Lola, desde luego que sí. Parecía que era la primera vez que veía este lago a pesar de haberlo recorrido ya muchas veces. Pero es que cada vez es diferente.

Ambar, me alegro de que te gusten. Nosotros disfrutamos de esa tarde a pesar del aire, que era bastante fresquito.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

ñOCO Le bOLO dijo...


Esos viajes tuyos son siempre envidiables, por lo abundantes, por lo variados, por las colecciones de estupendas fotos que nos regalas...

Un abrazo, viajero.

· LMA · & · CR ·

Tawaki dijo...

ñOCO Le bOLO, ya que vivo en Suiza tendré que sacarle partido cuando puedo, ¿no te parece?