viernes, 17 de junio de 2016

Egipto VIII – Pirámides de Giza

Soy atípico hasta para esto, pues he necesitado ocho entradas sobre Egipto, un viaje que hice en 2008, para traeros las famosas Pirámides de Giza. Después de todo, ¿qué puedo indicar que no se haya dicho ya con toda la información que hay disponible?


Estaba al final de un viaje que había comenzado en Luxor, remontando el Nilo hasta Asuán para dar un salto a Abu Simbel y terminar en El Cairo y Alejandría. Esa mañana éramos un grupo muy reducido, pues sólo me acompañaban otros dos españoles, y tampoco había demasiados turistas.

Allí estaba la Pirámide de Kefrén, con su característico gorro de piedra caliza. Un recubrimiento que tenía también la de Keops hasta que se cayó en un terremoto.

Hijo de Keops, y no queriendo hacer una pirámide más grande que la de su padre, encargó su construcción en un lugar algo más elevado, dando la impresión de que es más alta.



La más imponente es la de Keops, con sus dos millones largos de piedras, algunas de las cuales alcanzan las setenta toneladas de peso. Tiene 136 metros de altura y 230 metros en cada uno de sus lados, todo ello construido en torno al 2570 a.C.

Me habían dicho que no merecía la pena entrar y no lo hice, pero ahora me arrepiento de no haberlo experimentado, porque no creo que surja otra oportunidad.





Los dromedarios, mucho más grandes que un caballo, le daban cierto aire exótico al lugar.



Llegamos a una explanada desde donde había una buena panorámica, aunque tuviese que esquivar los consabidos mercadillos de regalos. Al menos aquí los vendedores eran educados y no te agobiaban.



Las pirámides están bastante cerca de El Cairo. Al marchar, pude fotografiar la de Micerino y las de las tres reinas desde la furgoneta, pues íbamos en dirección a la Esfinge.




No sé cómo está la situación en Egipto ahora mismo. He oído de todo, y hay turistas que afirman haber disfrutado de estos monumentos sin sufrir contratiempos, pero no parece que sea el mejor momento para visitarlos, lo que es una lástima.

20 comentarios:

Nélida G.A. dijo...

Ocho entradas, y seguro que hay material y recuerdos para más :-)
¿Qué decir de Egipto? Ahora menos, pero cuando era pequeña soñaba con visitar las Pirámides y el protagonista en todas mis redacciones era el paseo en barco por el Nilo. jaja.
La pirámide de Keops la conozco muy bien, porque aún sin haberla visto en persona sé mucho de ella. ¿Por qué? Pues guardo un especial recuerdo de un concurso literario cuya temática era precisamente esta pirámide. Puse todo mi empeño en ese trabajo e investigué muchísimo y estudié sobre ella. Me lo pasé muy bien.
Viajar allí está complicado.
Mis padres fueron y no les pasó nada (de milagro, por suerte) pero el guía sí recibió una pedrada en la frente que requirió puntos de sutura.

Gracias por compartir tu experiencia y las fotos que acompañas.
Todo un lujo.
Besos.

Juancho Fotografía dijo...

¡Que lugar tan Mágico!

Teca M. Jorge dijo...

O Egito tem qualquer coisa de magia... não sei bem dizer...
Bonita reportagem, Javier, como é comum em seu blog.
Feliz domingo.
Um beijo

Senior Citizen dijo...

Dices:... qué puedo indicar que no se haya dicho ya con toda la información que hay disponible?

Habrá mucha información disponible, pero es muy distinto que lo cuentes tú que lo has visto y vivido.

Charles de Batz dijo...

Algún día, espero tener la suerte de decir que conozco aquél lugar. Hasta entonces, uno se consuela con los relatos como el suyo, que llenan de contenido las ganas de dar el paso e ir, de una vez por todas, a Egipto.

ñOCO Le bOLO dijo...


Hay infinita información sobre las consabidas pirámides pero ¿Hay algo mejor que sea alguien conocido el que te cuente sus impresiones llenas de calor humano?
Este el el caso, con tus viajes... viajamos.

Un abrazo

· LMA · & · CR ·

nélida dijo...

Qué maravilla!!
Lo que me resulta extraño es que no entraras. No me lo puedo creeeerrrrr!!
Besos

Tawaki dijo...

Nélida, sí, aún me quedan unas cuantas, porque Egipto es espectacular. No hay nada que se le parezca, y disfruté mucho de este viaje. Es divertido cuando has de investigar sobre algo, en este caso la pirámide de Keops, porque vas descubriendo más y más cosas interesantes, y al final se convierte en toda una experiencia.

Juancho, y que lo digas. Te sientes como si estuvieses viviendo un sueño.

Teca, Egipto da para muchos reportajes. No en vano, hay muchos documentales, muchos libros, que intentan saciar nuestra sed de conocimiento.

Senior Citizen, gracias, es verdad, lo que ocurre es que me gusta completar mis vivencias con algún dato histórico, pero en este caso no sabría ni por dónde empezar, así que nos quedamos con mis fotos y un breve relato de mi experiencia.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Charles de Batz, si Napoleón anduvo por allí bien podría ir un paisano suyo. No es un viaje complicado, salvo por las circunstancias de seguridad actuales. Sin querer echar a nadie en brazos peligrosos, mi experiencia me dice que no todo lo que vemos en la tele es verdad.

ñOCO Le bOLO, com le decía a Senior Citizen, este blog se basa, para bien o para mal, en mis experiencias, pero siempre me gusta dar algún dato que las complete. En este caso es tanta la información disponible que he preferido no utilizarla. Gracias.

Nélida, entrar es sólo para poder decir que lo has hecho. La pirámide está vacía y además huele fatal, por lo que me has dicho. Preferí gastar el tiempo en visitar otras tumbas que aún conservan la decoración de los muros. El tiempo es limitado y hay que elegir, más aún en vacaciones.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

icue dijo...

Que gran viaje, te agradezco que lo traigas aqui y nos lo muestres, los que no podemos ir, soñamos con ese viaje que tanto nos puede enseñar.
Gracias, un abrazo

aitor aitor aitor dijo...

Hace muchos años que visité Egipto.
No soy de los que viajo con miedo ni mucho menos pero he de reconocer que pasé más de un episodio complicado en ese país.
Desde mi visita, siempre he considerado que Egipto es un verdadero polvorín que estallará una y otra vez porque gran parte de su población ve el turismo como una amenaza.
Es complicado visitar un país donde no eres bien recibido por un sector importante de su población así que tengo muy claro que no volveré, a no ser que cambie mucho la situación, a pesar de la gran riqueza cultural que posee.
Una pena pero una realidad dolorosa.

unjubilado dijo...

Como ha dicho Senior Citizen es muy distinto la información que existe en la red a la que se ha vivido personalmente.
No he estado en Egipto, pero recuerdo a un compañero de trabajo que iba todos los años a husmear dentro de las pirámides, para ello llevaba un acopio importante de pilas para transistores ya que en aquella época aparatitos si que tenían pero en muchos caso les faltaban las pilas cuando se agotaban.
Un sábado por la tarde le acompañé por Zaragoza para comprar pilas ya que al día siguiente salía desde Madrid hacia Egipto y me contaba que para entrar en piramidales donde estaba prohibido el paso utilizaba la técnica de sobornar a los guardias con estas pilas.
Me contaba que el miedo que tenía era que una vez dentro hicieran cambio de guardia y a la salida lo detuvieran, según me lo contaba me trasmitía bastante más miedo del que por lo visto tenía el.

Javier G. dijo...

Bueno, las cosas son diferentes y con otro sabor cuando son vividas por uno mismo. Por lo tanto, si las cuentas a tu manera, también adquieren otro matiz.
Como dices, es una lastima el riesgo que entraña una visita en la actualidad a este lugar.

Saludos

Tawaki dijo...

Icue, gracias a ti por dejar un comentario. Me alegro de que te haya gustado. egipto es un lugar increible.

Aitor, Aitor, Aitor, por desgracia sucede en muchos paises de Oriente Medio, que prefieren vivir en la Edad Media, con miedo a los extranjeros. Yo fui con un viaje organizado, hecho a medida, pero organizado, y no tuve ningun problema. Cuestion de suerte, supongo. De momento no me planteo volver.

Un jubilado, no se si tu companero era valiente, osado o un loco, pero yo confiaria tanto en gente que no conozco de nada. Seguro, eso si, que vio camaras muy interesantes.

Javier G. ya sabes que me gusta anadir algun dato a mis vivencias, pero es que sobre estas piramides hay autenticos rios de tinta. Me alegro de que te guste mi forma de publicar en cualquier caso. Gracias.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Frine Laena dijo...

(te mato), mejor a quien te lo dijo..
¿Cómo que no merece la pena entrar en la gran pirámide?

Tawaki dijo...

Frine Laena, le dicen a uno tantas cosas... generalmente quien menos sabe del tema. ¿Dónde estabas tú que no me avisaste?

M. Teresa dijo...

Egipto fue nuestro viaje de luna de miel (el año que viene 30 años!!). La primera vez que vi las Pirámides fue como un sueño, increíble poder tenerlas ante mis ojos.
Últimamente y por motivos laborales he tenido que viajar un par de veces a El Cairo y las dos veces he vuelto a visitarlas. El turismo en Egipto ha caído en picado, estábamos completamente solos en el interior de la pirámide de Kefren...un poco de yuyu sí que daba. Esta última vez no entramos a la pirámide de Keops porqué ya lo habíamos hecho con anterioridad pero tampoco había gente. Es una verdadera lástima porqué los egipcios necesitan el turismo como agua de mayo.

Un abrazo

Tawaki dijo...

M. Teresa, por una parte necesitan el dinero del turismo y por otra se radicalizan y no quieren recibir extranjeros. Espero que se imponga el sentido común, pero algo me dice que por el momento será complicado. Lo que me cuentas es un poco lo que he oído por otras partes.

RosaMaría dijo...

Interesante relato. Las fotos perfectas,a mí si me hubiera gustado pasar por el mercadillo,realmente todo parece tan exótico, imagino que ellos pensarían lo mismo si vinieran por aquí. Leí también los comentarios, todo muy enriquecedor. Besos

Tawaki dijo...

Rosa María, el problema de esos mercadillos es que son todos iguales; visto uno, vistos todos, y que intentan colarte unos productos de dudosa calidad, manufacturados en otros países como si fuesen auténticos. De ahí mis reticencias. Prefiero quedarme con las Pirámides, que esas sí que son irrepetibles. Un abrazo.