jueves, 28 de junio de 2012

Lago Manyara I

A pocas horas en todoterreno desde Arusha, el Lago Manyara es un parque que, sin ser muy grande, tiene mucho que ofrecer. Sobre todo, a unos viajeros recién llegados e inexpertos como nosotros. Su superficie es de unos 200km2, de los cuales, dependiendo de las lluvias, el lago ocupa hasta dos tercios.

Nuestro hotel estaba en lo alto de una colina, bien mimetizado con el paisaje y con bonitas vistas del lago. Por aquí discurre el Valle del Rift, con una profundidad de más de medio kilómetro.





En Tanzania conviene levantarse pronto para disfrutar de los animales antes de que apriete el calor. Este es el primer elefante de los muchos que veríamos a lo largo del viaje. Fue un momento lleno de emoción.




En este parque hay mucha vegetación, lo que dificulta la labor del fotógrafo. Tampoco estaba familiarizado del todo con el tele, así que estas primeras fotos no son tan buenas como hubiese querido.




Unos cuantos impalas se dejan ver entre los árboles.



Íbamos con la ilusión de ver a los leones trepadores, pero es raro divisarlos y tuvimos que conformarnos con los monos. Además de babuinos también los hay de otras dos especies, los vervet y los de cara negra.





En dos semanas seguimos con una segunda entrega. Os dejo con un baobab y una vista general del parque.


11 comentarios:

Sylvia Reguero dijo...

Contigo, los viajes son a una velocidad...hace un minuto en Corcega y ahora rodeada de elefantes ,monos y demás bichitos.
Seguirte es disfrutar, maravilla sobre maravilla.Bss

nélida dijo...

Imagino a de ser muy emocionante recorrer la naturaleza en su estado más puro. Qué fotos! tawa, impresionantes, la de los árboles ya sabés me pueden y con esa luz, generan un clima espectacular, para ser pájaro y posarse en una de esas ramas a observar el amanecer.
Gracias por éstos paseos virtuales que nos brindás.
beso

Tawaki dijo...

Sylvia, la luz a mi lado va despacio, ja,ja.

Nélida, lo es. Nunca olvidaré la sensación de tener un elefante, que es más grande que el vehículo en el que vas, pasar al lado tuya.

Gracias a las dos por vuestros comentarios.

Leodegundia dijo...

Un paseo que me llena de envidia por lo que yo hubiera disfrutado entre todos estos animales.
A pesar de estar acostumbrada a tus magníficas fotos, siempre me sorprendes, estas que nos muestras hoy no pueden estar mejor. Espero la continuación.

Javier 16 dijo...

Esto Tawaki es el peso pesado de la fauna mundial. No es lo mismo el elefante en estado salvaje que en el circo; por cierto que, el elefante del circo es el asiático con orejas mas pequeñas y, que tiene mejor genio que su pariente africano.

Ahí hubiera disfrutado nuestro rey (es broma, bueno…humor muy negro)

Es fascinante el viaje, desde luego…no sé cómo lo haces…pero, me alegro.

Saludos.

Tawaki dijo...

Leodegundia, muchas gracias, la verdad es que África es tan fotogénica que a cualquiera le salen buenas fotos. Y si, habrías disfrutado como una niña.

Javier, viajar es mi único vicio caro. No tengo coche, no tengo niños... Tienes toda la razón. Poder observar a los animales en su entorno natural es un privilegio. En Tarangire los elefantes aún se acuerdan de cuando los cazaban y hay que ir con más cuidado.

Muchas gracias a los dos por haber dejado un comentario.

Antero dijo...

Al igual que Sylvia, también he pasado de Córcega a aquí. Sin desmerecer a la isla francesa, prefiero este tipo de lugares de amplia naturaleza y animales exóticos. De Córcega he tenido la sensación de que en España tenemos lugares relativamente parecidos

Un abrazo

Caminarsingluten dijo...

A nosotros y sobre todo a nuestra hija, nos encantaría conocer África, y ahora viendo tus fotos y crónica aún más.

Dísfruta todo lo que puedas, que eso es lo que se lleva el cuerpo.

Abrazos.

Ana y Víctor

Tawaki dijo...

Antero, cierto, pero cada sitio tiene su encanto. No obstante, Tanzania fue un viaje muy especial.

Caminar sin gluten, todo es posible, África es enorme y hay destinos para todos los gustos. Ojalá podáis cumplir vuestro sueño.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Roberto Ayape dijo...

Tuvo que ser impresionante, encontrarte con un elefante por el camino. Con la emoción, yo no sé si lograría hacertar ni siquiera con el botón de disparo de la cámara.


Saludos,

Tawaki dijo...

Roberto Ayape, es una experiencia única. Ojalá puedas hacer este viaje alguna vez. Los animales van a lo suyo y posan durante bastante tiempo; no todos, pero sí la mayoría. Un abrazo.