miércoles, 27 de mayo de 2009

Nueva Zelanda III: Waimangu Valley

Nos situamos hoy en la isla del norte, entre Rotorua y Taupo, en el valle volcánico de Waimangu. Como podéis ver, los nombres en Nueva Zelanda son bien sonoros y curiosos. Si la isla del sur está marcada por una cadena montañosa, esta otra es más plana y su principal atractivo es su abundante actividad volcánica.

Desde aquí tenemos una vista general del valle y de la exhuberante vegetación.


Este antiguo cráter se ha convertido en un pequeño lago.


La tierra se abre y nos muestra sus entrañas, un mundo extraño para los que vivimos en Europa.




La visita es muy fácil de realizar porque todo el camino es cuesta abajo y al final hay una parada de autobús para los que no quieran volver caminando. Lo ideal es llegar por la mañana temprano, pera porder hacer la excursión por el Lago Rotomahana. Yo venía de un pueblo aborigen donde había pasado la mañana y apenas tuve tiempo de bajar y tomar el último autobús.



Hay colores para todos los gustos.



Este es el resto de un cráter, denominado ahora la Boca del Infierno. Fijaos en el color turquesa del agua; se debe a la sílice que contiene. Tuve suerte, porque normalmente es de color gris.


El nivel del agua puede cambiar hasta en doce metros desalojando hasta 30.000.000 de litros cuando baja.

Su temperatura varía entre los 35 y 75 grados centígrados.


Seguimos bajando por el valle y descubriendo nuevos paisajes.


Estas terrazas no son tan espectaculares como las Terrazas Rosas, destruidas por una eurupción en 1886, pero no están mal.



De vez en cuando el camino se eleva sobre algunas formaciones, que siempre se pueden observar desde cerca en cualquier caso.


Este es el Lago Rotomahana, que significa lago cálido, y tan sólo tiene 120 años de existencia; se formó con la erupción de 1886. Y ese que llega es el barco que te lleva al otro lado. Como veis hay multitud de cisnes.

16 comentarios:

Sylvia Reguero dijo...

A mi que me encanta ver los volcanes he disfrutado con esta entrada de hoy, por cierto ¿donde has estado? crei que te habiamos perdido.
Es agradable volve a verte
Hay premio por ser la primera?

Cyllan dijo...

Que paisajes más vírgenes! No parece que la mano del hombre haya llegado por allí. Un sitio estupendo para perder de vista el stress de la civilización no?
Ese turquesa parece que lo has pintado con el photoshop jaja. 75º centígrados?? O_O

angela dijo...

Tawaki, es todo lo que nos muestras una maravilla Yo tan sólo quiero ser tu mochila para poder admirar tanta belleza.... Y tan virgen aún, es un privilegio que sólo algunos habéis podido ver.Bienvenido de nuevo al asfalto. Un beso.Angela

ABRAHAM LÓPEZ MORENO dijo...

Quisiera comunicarte que estoy organizado el “I Evento Blog Rural Ciudad de Cazorla”. Cuando puedas le das un vistazo y me comentas si te interesa, estas invitado.
Un cordial saludo.
(Pd. Si quieres puedes destruir este mensaje una vez leído)

SilviaE.D. dijo...

Hola Tawaki!
Qué lugares más espectaculares!!
Ese lago de color turquesa, y los cisnes me dejaron con la boca abierta! HERMOSOS!!
Un beso!

Caminarsingluten dijo...

¡Como te lo montas! La verdad es que son una maravilla estos paisajes y sobre todo ese color turquesa de la Boca del Infierno.

Besotes y abrazos.

Ana y Víctor.

Mari Carmen dijo...

Todo un paraíso, Tawaki. preciosas fotografía que nos acercan hasta lugares que probablemente jamás pisaremos. Realmente eres un afortunado de la vida. Poder ver tanto paisaje, tanto mundo es una maravilla. Te envidio.

Un abrazo :)

Tawaki dijo...

Sylvia Reguero, síii, el premio es un viaje a Nueva Zelanda. Puedes pasar a recogerlo cuando quieras. Un beso.

Cyllan, pocos hombres, comparado con el resto del mundo, llegan allí, y se agradece. El turquesa es real, créeme. Un beso.

Ángela, sí me considero muy afortunado. Ojalá que puedas ver muchos lugares bellos. Un beso.

Abraham, muchas gracias, pero me falta tiempo para todo y no doy más de sí. Un abrazo.

Silvia E.D., pues imagínate cómo me quedé yo. Un beso.

Caminar sin gluten, dan ganas de entrar, ¿verdad? Un abrazo.

Mari Carmen, creo que tengo mucha suerte. Mi deseo es que todos los que disfrutan con la naturaleza puedan sentirla de cerca. Un abrazo.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Qalamana dijo...

Uuuf, hace siglos que no paso por aquí Tawaki y hay tanto en lo que recrearse la vista... tengo que volver con más calma, qué maravilla!

Tawaki dijo...

Qalamana, con calma, que no hay ninguna prisa, y en esta parte del mundo aún menos.

Patricia dijo...

Que hermoso!! me quede con las ganas de ir por Nueva Zelanda...mmmmm...me pusiste la tentacion!
Me encantaron todas las fotos! los colores son espectaculares, el verde turquesa, el vapor, en fin, todo...y de paso un autobus para regresar relajadito, que viajecito!
Besos,

Serrano-chan dijo...

Hasta hoy no me dí cuenta que habías hecho esta entrada,bueno como siempre me quedo sin palabras,maravillosos paisajes.Un pelín de miedo debe de dar acercarse a ese agua tan humeante,me parece que 75º,te escaldas un poco ¿no?.Esta vez un par de besos,generosa que me siento después de esta maravillosa vueltecita,voy a verlo de nuevo.

Tawaki dijo...

Patricia, aprovecha, que a ti te pilla más cerca. Un beso.

Serrano-chan, me encanta que seas generosa. El camino es seguro, pero hay que ver dónde se pisa. Un beso.

Gracias por vuestros comentarios.

Antero dijo...

que chuuuuuuuuuuuuuuuulooooo. A veces me das una envidia que no veas

saludos

Ana dijo...

¡Increible! Muchas gracias por esas fotos y ese post.

Tawaki dijo...

Antero, toda Nueva Zelanda es una pasada.

Ana, ha sido un placer.

Gracias a los dos por la visita.