miércoles, 24 de mayo de 2017

Oslo V - Parque Vigeland I

Visitar Oslo por primera vez y que te toquen unos días soleados por mucho que sea principios de junio es una gran suerte. Había leído un poco sobre la capital noruega, y sabía que uno de los lugares que no debía perderme era este famoso parque. De hecho fui dos veces, y por eso hay fotos con charcos y nubes. El segundo día la luz es completamente distinta; mucho más suave.
Nada más llegar nos topamos con la cancela de la entrada principal, construida en hierro forjado y granito. Es el punto de partida de un eje de 850 metros que nos sorprenderá gratamente. Las puertas fueron diseñadas en 1926, pero las farolas del centro son de los años treinta del siglo pasado. La puerta se erigió en 1942.



Gustav Vigeland, creador del parque entre 1907 y 1942 por encargo del ayuntamiento de Oslo, fue un conocido escultor noruego. Muy cerca de la entrada vemos esta estatua que le recuerda.


El sol era tibio, pero daba gusto pasear entre los árboles y recorrer con calma las 32 hectáreas del parque. Una avenida flanqueada con árboles nos marca el camino, pero yo me desvío.



Me acerco al puente, que tiene 58 de las más de 200 estatuas que hay repartidas por el parque. La mayoría son de bronce, pero también las hay de piedra y de hierro forjado. El puente, de cien metros de largo y quince de ancho, fue construido sobre otro anterior, de 1914. En las cuatro esquinas, sobre cuatro columnas de granito encontramos a personas luchando con lagartos que representan demonios.





Las hay de todos los tipos. Hombres, mujeres y niños que lo mismo pelean entre ellos que se abrazan. Jóvenes y mayores, el trabajo de toda una vida, cuyos bocetos y modelos podemos ver en un museo cercano. El artista hizo muchas más esculturas que al final no se incluyeron en el proyecto. Curiosamente, las últimas en hacerse se instalarían primero, de forma que durante el verano de 1940 el puente ya fue abierto al público.




Esta escultura de un niño con una rabieta (Sinnataggen) se ha convertido en uno de los símbolos de la ciudad. En los últimos años se ha puesto de moda la tontería (no puedo con estas cosas) de tocarle la mano izquierda.    


En mi segunda visita, bajo un cielo nublado, la luz cambia.




Era junio, y había bastantes flores.




Cerca del puente hay una pequeña plaza con curiosas esculturas de bebés.




Atravesando el puente llegamos hasta la siguiente atracción, una inmensa fuente cuyo primer diseño data de principios del siglo XX. Su historia fue azarosa, cambiándose varias veces su forma y emplazamiento hasta terminar en este parque.




La fuente es de bronce, con unos paneles laterales, 60 en total, en los que se nos muestra el ciclo de la vida. En el centro, seis gigantes sujetan el enorme depósito de agua, rodeados por veinte árboles cargados de figuras, que muestran, de nuevo, las diferentes edades del hombre, desde varios bebés recién nacidos en el primer árbol hasta un esqueleto en el último. El ciclo de la vida que se renueva constantemente.


Hoy lo dejamos aquí, dentro de unos días visitamos el Monolito y la Rueda de la Vida.

Fuentes: Wikipedia, Museo Vigeland y elaboración propia.

18 comentarios:

Ligia dijo...

Ay, qué bien, poder decir alguna vez que yo he estado ahí. A mí me impresionaron muchos esas esculturas, y lo de la manita del niño... sin comentarios. Abrazos

Conchi dijo...

Hola Tawaki: tu te haces unos viajes preciosos, el parque es muy interesante con esas esculturas y la fuente última me ha encantado. Gracias por traernos las fotos e información.

Un abrazo.

nélida dijo...

Precioso paseo, parque, Oslo :)
Me encantan las esculturas, ya lo sabés, pero las de los bebés hoy me pueden más :)
besos

unjubilado dijo...

Hay estatuas para dar tomar y vender. Lo de tocar una parte de la escultura es algo que se estila mucho, pero si se toca algo, cosa que no debería hacerse, que fuera cualquier parte de la escultura, así se mantendría brillante y lustrosa toda ella.

Frine Laena dijo...

Un parque precioso, y un día de pocos para verlos

Mari-Pi-R dijo...

Fabuloso!, las estatuas son de gran belleza y el parque para que decir, dentro de todo el tiempo de acompañó.
Un abrazo.

Senior Citizen dijo...

Fuentes con agua... Es lo que más me llama la atención en este año de sequía y fuentes secas.

Nélida G.A. dijo...

Bonita excursión.
Acero y granito, una combinación preciosa sin duda, salta a la vista.
Cuando una avenida flanquea los árboles, nada mejor que desviarse. jaja.
Se me antoja un lugar espléndido para pasar un día entero, sin prisas, sin ruta predeterminada, disfrutando cada paso y cada estatua.
Por cierto, una curiosidad....¿no habían esculturas que no fueran personas?
Besos.

Teca M. Jorge dijo...

Esculturas muito, muito bonitas!!! Que passei mais precioso!
Uma estupenda reportagem bem relatada e adornada com fotografias incríveis!
Um beijo

Tawaki dijo...

Ligia, qué bueno es recordar los viajes, ¿verdad? Siempre gusta rememorar esos momentos en los que salimos de nuestro terruño y descubrimos nuevos horizontes.

Conchi, fue casi una excursión de pocos días, pero una buena toma de contacto con un país nuevo que algún día me gustaría ver con calma.

Nélida, no se por qué lo dices ja,ja,ja

Un jubilado, y habiendo tantas solo se trata de una porción de las que había proyectado este prolífico escultor.

Frine Laena, desde luego no esperaba un día tan bueno en mi primera visita a Noruega. Se ve que los tontos tenemos suerte.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Mari-Pi-R, es una de las grandes atracciones de la ciudad y le tenía muchas ganas desde que me enteré de su existencia. Un lujo para el visitante.

Senior Citizen, allí no parece faltarles, aunque nunca se sabe. quizás tengan menos infraestructura, acostumbrados al deshielo y las lluvias.

Nélida G.A., una buena observación, ahora que lo pienso en todas salían personas. Yo soy mucho de desviarme, sobre todo cuando me marcan el camino.

Teca, son bellas, las esculturas y el emplazamiento. Todo está muy tranquilo y cuidado. Da gusto pasear por allí.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Ambar dijo...

He visitado el parque y me quedé enamorada, y para siempre, de las esculturas de Gustav Vigeland. Me ha gustado mucho revivir mi visita.
Besos

Frine Laena dijo...

ha dicho que pondría más ¿verdad??
igual le tomo alguna "afoto" para
http://www.historia-del-arte-erotico.com/1925/home.htm

JLO dijo...

Que hermoso lugar, quede sorprendido... Es que me gustan tanto las esculturas y estatuas que las disfruté...

Además Oslo suena tan lejos para un argentino que me parece inalcanzable y por eso, digno de conocer por el blog... Saludos 🙋

Noushka dijo...

Hola Tawaki
No conozco los países escandinavos pero me gusta ver tus lindas fotos, especialmente estas esculturas con interesante movimientos y el niño rabioso!
Un fuerte abrazo :)

silvia de angelis dijo...

Immagini coloratissime e belle che ho molto apprezzato
Un saluto da Roma, silvia

RECOMENZAR dijo...

me ha encantado recorrer tus momentos de la mano de tus letras y tus fotos

Tawaki dijo...

Ámbar, es de esos sitios que por mucho que hayamos visto en la tele nos siguen emocionando cuando los vemos en directo. La obra de este hombre es descomunal.

Frine Laena, pondré más, pero de otras partes del parque, con esculturas diferentes. Tengo más fotos, pero solo publico algunas. Tome usted las que desee, y si necesita los originales se los envío por correo.

JLO, esa es la idea de este blog, acercar lugares a los que de otra forma no podrían disfrutarlos. De todas formas, si yo he estado en Argentina y Noruega parece factible que cualquiera pueda hacer lo mismo. Ojalá sea así.

Noushka, yo solo he estado en Oslo, Copenhague y Estocolmo, tres ciudades preciosas. Espero poder ver más de estos países tan fantásticos.

Silvia de Angelis, bienvenida. Me alegro mucho de que te haya gustado.

Recomenzar, me alegra ver que te ha gustado. Siempre es un placer compartir los buenos momentos y los lugares bellos.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.