viernes, 13 de enero de 2017

Chile XIV - Cantera Rano Raraku I

Por fin, el momento tan esperado de visitar la fábrica de los moai, había llegado. Cierto que el día no acompañaba mucho, con un cielo bastante cubierto de nubes, pero la ilusión puede con todo.

Nada más bajar del minibús, nos adentramos por el sendero que lleva a la cantera. Dejamos atrás las típicas construcciones en las que los indígenas guardaban sus pollos durante la noche y abrimos bien los ojos.





Un gigante, caído mientras se dirigía a la costa, nos observa impotente, sin poder levantarse. Cabe imaginar la desolación de aquellos hombres al ver que su trabajo había sido en vano.




En esta foto se aprecia mejor su tamaño puesto que hay personas al lado.


La visita a la cantera discurre por unos senderos bien marcados, que nos llevan de un punto de interés a otro. Pasamos junto a muchos moai, semi enterrados, sin terminar, que observan el mar como una utopía inalcanzable.






La guía menciona varios estilos, diferentes etapas de construcción, varios acabados, pero lo cierto es que se sabe poco de esta cultura. Nosotros vagamos sin prisa por la cantera, aprovechando los escasos momentos en los que sale el sol.




Hemos ido por la mañana, pero tengo la impresión de que la luz de la tarde nos habría ayudado más. Es el inconveniente de contar con poco tiempo, especialmente cuando nos encontramos tan lejos de casa.






De momento lo dejamos aquí; dentro de unos días continuamos con el recorrido.

16 comentarios:

unjubilado dijo...

- Jubi, ¿tenemos que encontrar la cartera del Rano Raraku ese?
Que mal lees, el Rano Raraku es un volcán situado en la isla de Pascua, donde se encuentran unas 1000 estatuas de unos 10 metros de altura, representando efigies de guerreros o de antepasados muy antiguos.
- Aclarado

nélida dijo...

Me encanta! Es un misterio muy bello. Quizá sea unos de los misterios que nos tenga reservado la vida, para aprender alguna vez a disfrutar de ellos y no estar todo el tiempo pretendiendo conocerlo todo. Quien sabe? Tal vez los Rapanuí, futuristas ellos, supieron hace milenios, que la humanidad iba a necesitar una guía que los devolviera al origen. Es solo una idea, fruto de esta maravilla. :)
Sigo encantada.
Beso

Senior Citizen dijo...

Entonces, ¿de aquí los llevaban a otros sitios?

Teca M. Jorge dijo...

Que interessante são os famosos moais da ilha de Páscoa!... Um misterioso e peculiar passeio pelo Parque Nacional Rapa Nui... muito bonitas as fotografias.
Um beijo, Javier

Mari-Pi-R dijo...

Hay lugares de los que habría que visitarlos con la luz de la mañana y del atardecer para sacarle todo su fruto, pero no obstante me he hecho una buena idea del lugar y las fotos son muy buenas.
Un abrazo.

Nélida G.A. dijo...

Me encanta esta entrada. La isla de Pascua tiene ese halo de misterio y magia que nunca me canso de mirar y disfrutar. O de entender e imaginar.
Ciertamente ese primer gigante a mitad de camino de su destino debió de ser frustrante para quienes hicieron el trabajo.
Los senderos que nos muestras son preciosos, parecen sacados de un cuento.
Gracias por este recorrido, estaré atenta a la continuación!

Javier G. dijo...

Nunca ha dejado de asombrarme esta capacidad trabajadora de semejantes humanos a la hora de crear esculturas. Es desconcertante no saber a ciencia cierta no saber cuál era la finalidad de estos enormes bustos con apariencia humanoide. Sea como sea, no dejan de interesarme.

Saludos

Laura. M dijo...

Y segiran así por muchos siglos más Javier, comtemplando como pasa el mundo a su alrededor admirándolos y sin saber muy bien el por qué los crearon.
Buenas fotos!!
Besos.

Ambar dijo...

Siempre me ha impresionado su tamaño y el misterio que las envuelve . Gracias

Tawaki dijo...

Un jubilado, no me importaría volver por allí, aunque solo sea por buscar carteras.

Nélida, no sé si nos servirá de guía, pero el libro de instrucciones se les olvidó dejarlo. No parece fácil que consigamos desentrañar los secretos de esa cultura, pero eso le da cierto encanto. A veces no es necesario conocerlo todo.

Senior Citizen, salvo unos pocos que fueron erigidos en el centro de la isla, todos los demás están junto a la costa. Son muchos los que cayeron por el camino y permanecen tendidos para siempre.

Teca, es un lugar único en el mundo, envuelto en belleza y misterio.

Mari-Pi-R, mi mayor pena fue esa, no disponer de más días para haber disfrutado de cada estatua y de cada rincón. Pero las vacaciones son cortas y hay que elegir.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Nélida G.A., yo tampoco me canso, y la isla dio para mucho a pesar de lo pequeña que es. Ojalá pueda regresar algún día y descubrir más sobre esta cultura fascinante.

Javier G., especialmente en un lugar con tan pocos recursos y con una población tan pequeña. Los humanos somos fascinantes.

Laura M., eso espero, que no se deterioren demasiado, para que nuestras próximas generaciones puedan también maravillarse.

Ámbar, a mí también. Hay muchas teorías, pero es más lo que se desconoce que lo que sabemos. Quizás algún día podamos aprender algo más.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Alí Reyes dijo...

¿Qué misterio verdad? Por eso es que hay encanto en el recorrido ¿mucho frío en esa época?

RosaMaría dijo...

Qué paseo interesante! Solo queda admirar sin más el trabajo, ahondar en ello nos distrae de la nombrada admiración y del paisaje. Muy buenas tus fotos. Beso

Tawaki dijo...

Alí Reyes, no hacía nada de frío, al menos para los estándares europeos. El misterio es parte del encanto.

Rosa María, es tremendo el esfuerzo, el tiempo invertido. El hombre es capaz de hacer muchas cosas cuando todos trabajan en grupo, y esto es un buen ejemplo de ello. Cuanto misterio.

Muchas gracias a los dos por vuestros comentarios.

ñOCO Le bOLO dijo...


Maravilla de viaje. Nos traes unas imágenes que en nuestra niñez nos resultaban míticas e increíbles. Al menos, en mi caso.
Da gusto viajar contigo.

un abrazo

· LMA · & · CR ·

Tawaki dijo...

ñOCO Le bOLO, el placer es mío y la Isla está allí, esperando a que cumplas tus sueños. A veces es más fácil de lo que uno cree. El viaje por Chile fue fantástico, pero Isla de Pascua es, por muchas cosas, muy especial.