lunes, 18 de abril de 2016

Perú XIV- Arequipa II - Monasterio de Santa Catalina

Nos gustó tanto que fuimos a verlo dos veces. Es enorme, como podemos apreciar en este plano, pero la visita está tan bien organizada, que es posible verlo todo sin perderse a pesar de sus más de 20,000 metros cuadrados. Nosotros lo vimos primero por nuestra cuenta y luego con una guía.


A pesar de la riqueza arquitectónica de Arequipa, no creo que ninguna otra atracción esté a la altura de este monasterio de monjas fundado a finales del siglo XVI.


María de Guzmán, viuda de Diego Hernández de Mendoza, rica y joven, se convirtió en la primera priora, además de fundadora. Era entonces tradición que los hijos que habían nacido en segundo lugar, optaran por la vida religiosa, debiendo pagar a la entrada en este monasterio una dote equivalente a 150.000 dólares actuales. De ahí que las celdas que vemos sean tan espaciosas. Si os fijáis, las camas están bajo los arcos, una medida de protección contra los frecuentes terremotos.




Las primeras monjas españolas no llegarían hasta finales del siglo XX, cuatrocientos años más tarde de su fundación. En su momento de mayor esplendor vivían aquí hasta 450 personas, siendo un tercio de ellas monjas y las demás sirvientas. En la actualidad quedan una veintena. Encontramos así otras dependencias como hornos para cocinar o lavaderos.





Edificado en estilo colonial, con una piedra muy porosa, procedente de los volcanes que vigilan la ciudad, el monasterio es un laberinto de calles con nombres españoles, patios, claustros, celdas…







El origen de tanto desorden hay que buscarlo en los frecuentes terremotos que asolan esta región privilegiada. Con los dormitorios comunes derruidos, fueron los propios familiares de las religiosas quienes decidieron construir celdas privadas, a las que se fueron añadiendo durante dos siglos otras construcciones.

Los colores vivos son un reclamo y la capacidad de asombro nunca se ve colmada. Hay geranios por todas partes, y caminamos bajo un cielo completamente azul.







Subiendo unas escaleras accedemos a unas azoteas desde las que se divisan los volcanes.



En la actualidad alberga una importante pinacoteca con unas 400 obras, la mayoría de tipo religioso, que fueron encontradas en el mismo monasterio. Es una forma excelente de conocer la pintura tanto virreinal del Perú, como la de la Escuela Cusqueña.





La luz de la tarde incide sobre las fachadas, al tiempo que van creciendo las sombras.




Os dejo un enlace a la página web para los que quieran ampliar la información. Gran parte de lo que expongo, entremezclado con mis recuerdos, lo he sacado de ella, por cierto.

18 comentarios:

Mari-Pi-R dijo...

Los colores vivos alegran las calles del monasterio adornadas de sus flores.
No me extrañas que lo visitaste dos veces, a mi también me encantó.
Todo lo que visité de Perú me gustó.
Un abrazo.

Nélida G.A. dijo...

Interesante y bonita entrada.
No conocía la existencia de este lugar, pero con tus explicaciones me picó el gusanillo.
La página web está bien documentada también. Aunque mejor tu post, así nos regalas tu experiencia e impresiones y fotos hechas por ti.
Con lo de las calles de los nombres españoles, me dejaste intrigada. Averigüé que se trata por ejemplo de ciudades españolas. Vi dos calles en concreto C/Sevilla y C/ Burgos.

Gracias por la información, Tawaki.
Un 10, de viaje y visita. Y otro 10 de explicaciones por tu parte :-)
Beso.

aitor aitor aitor dijo...

Más que un monasterio, parece una ciudad.
Voy tomando nota para cuando me toque visitar ese precioso país.
Saludos!!

Javier G. dijo...

Maravillosos rincones evocadores de lo más sencillo para vivir. Sin más.

Saludos

Ambar dijo...

Realmente impresionante, los colores, los geranios , la luz y los cuatrocientos años de historia que se encierran entre sus paredes.
Saludos y gracias

Unknown dijo...

Si ya de por sí me fascinan los monasterios, éste debe ser una auténtica joya. La paz que me transmiten la mayoría de monaterios, en pocos lugares la encuentro. A veces pienso que en otra vida quizás fui una monja de clausura.
Lo que hiciste de visitarlo dos veces, me parece genial, en alguna ocasión también lo hemos hecho y, la verdad, es que la información se retiene mucho mejor.
Perú es una de mis grandes asignaturas pendientes y seguro que cuando vaya no me perderé Arequipa y su monasterio.

Un abrazo

M. Teresa dijo...

Esta unknown del anterior comentario era yo, M.Teresa

Un saludo

Teca M. Jorge dijo...

Uma reportagem muito bonita!
Nos monastérios tem-se sossego e paz...
Um beijo

Tawaki dijo...

Mari-Pi-R, Perú es una joya, un destino muy recomendable para los que disfrutamos de la naturaleza, el arte, la historia y la gastronomía. Lo tiene todo.

Nélida G.A., eres muy generosa. Procuro dar un toque personal a las entradas, ya que para los detalles técnicos están las guías e Internet. Me alegro de que te guste.

Aitor, Aitor, Aitor, si vas, avisa, será un placer compartir nuestro itinerario por este maravilloso país.

Javier G., pues sí, aunque eran mujeres adineradas, vivían con una cierta sencillez, dentro de este laberinto de calles y celdas.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Ámbar, el lugar da mucho de sí, y me impresionó por todo lo que comentas. La visita guiada está muy bien organizada además.

M. Teresa, lo imaginé, apunta Perú, porque es un país maravilloso y seguro que os gusta visitarlo. Será un placer compartir nuestro itinerario si pensáis que os puede ayudar.

Teca, un lugar muy tranquilo en el que da gusto perderse para ir descubriendo sus rincones.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

unjubilado dijo...

Un precioso monasterio que como te descuides y vayas solo puedes llegar a perderte, es realmente impresionante que por miedo a los terremotos la construcción en lugar de tener varios pisos se extienda por el suelo para poder minimizar un posible seísmo.

nélida dijo...

Guuuaaauuu no sabía de la existencia de este monasterio, parece una ciudad y una ciudad bien colorida, me encantó. El enlace está muy bueno. Gracias.

Juancho Fotografía dijo...

Muy interesante, y muy buenas las fotografías ... ¡Enhorabuena!

Tawaki dijo...

Un jubilado, el reciente y triste terremoto de Ecuador nos da una idea de lo que puede suceder. De ahí que se lo tomen tan en serio, porque es un suceso demasiado frecuente como para obviarlo.

Nélida, es una ciudad dentro de otra. Fascinante.

Juancho Fotografía, bienvenido, me alegro de que te guste.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

ñOCO Le bOLO dijo...


Viajar contigo siempre es un placer. Terminaremos conociendo todo el mundo. Y con excelentes fotos, por supuesto.

Un abrazo

· LMA · & · CR ·

Noushka dijo...

Estas siempre sobre las carreteras, Tawaki, que suerte!!
Un reportaje muy interesante y tomas cada una mas bella que la otra!
Un abrazo y buena semana :)

Senior Citizen dijo...

Me imagino una novela de García Márquez con este escenario. Monjas criollas, personajes irreales...Y los volcanes como amenaza continua.

Tawaki dijo...

ñOCO Le bOLO, es que hay tanto por ver... Mi intención es viajar todo lo que pueda, es como una droga.

Noushka, son ya unos cuantos viajes, pero espero seguir haciéndolo, pues es lo que más me gusta.

Senior Citizen, es verdad que el lugar podría encender la imaginación del escritor colombiano. Seguro que sacaría muchas historias interesantes que contarnos.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.