sábado, 12 de marzo de 2016

Oslo III - Barkos vikingos

Dediqué aquella soleada mañana de principios de junio a visitar varios museos en Oslo, de modo que después del Fram y de la Kon Tiki, le tocó el turno al de barcos vikingos.


En él se exponen cuatro enterramientos, todos ellos excavados entre 1854 y 1904, en zonas cercanas al fiordo de Oslo, aunque sólo se encontraron tres barcos: Oseberg, Gokstad y Tune.

Los tres barcos habían navegado antes de ser utilizados como tumbas, y en ellos se encontró comida y bebida en abundancia, así como animales  y varios objetos, tanto funcionales como decorativos.





La nave encontrada en la granja de Oseberg se utilizó como tumba de dos mujeres de alto rango, enterradas en el 834, mientras que las otras dos embarcaciones, en las que se encontraron cuerpos masculinos, datan de principios del siglo X.

No se hallaron objetos de valor, se supone que haber sido robados, pero sí varias telas, cuero y madera, algunos de los cuales están expuestos en el museo.

El barco de Oseberg, de 22 metros metros de eslora, y un timón situado a estribor, debía haber sido manejado por unos treinta hombres. La calidad de su construcción indica que fue quizás utilizado para cruceros de placer por aguas tranquilas.



El barco Tune, que fue excavado en 1867 contenía los restos de un hombre de alto rango y está en peor estado de conservación que los otros dos. Al fondo de la sala vemos la cámara mortuoria de Gokstad.



Sorprenden las líneas estilizadas de estas embarcaciones y uno no puede sino imaginarlas en sus viajes de exploración y rapiña.

La embarcación de Gostad, encontrada en la granja del mismo nombre, fue utilizada en torno al 890 como tumba de un gran jefe. Como ocurrió en las otras, fue saqueada y despojada de objetos de valor, puede que también de armas. Este barco, de 24 metros de eslora tendría una tripulación de unos 32 hombres. Si el otro era de recreo, éste era capaz de internarse en aguas abiertas.





Además de los barcos, encontramos en el museo otros objetos, como cuatro misteriosos postes de madera con cabezas de animales. Provienen de la tumba de Oseberg y fueron hallados atados por una cuerda, pero nadie sabe cuál era su función.


Como podéis ver, fue una mañana bien aprovechada, en la que si bien salí indemne de las librerías del Fram (los libros eran demasiado técnicos) y de la Kon-Tiki (demasiado infantiles), caí en la tentación y compré cuatro o cinco libros de vikingos. Ahora sólo tengo que encontrar el tiempo de leerlos :))

21 comentarios:

Mari-Pi-R dijo...

Creo que has logrado darle un toque esbelto a estos magníficos barcos, los museos me encantan y completan muy bien los viajes o salidas.
Un abrazo.

David Gascoigne dijo...

No doubt a really interesting place to visit.

Noushka dijo...

Pensar que los vikings salían al mar con estos barcos es increíble!!
Un muy bueno reportaje!
Tengo dificultades a seguirte, viajes tanto!!!
Un fuerte abrazo, Tawaki y muchas gracias pro tu lindos comentarios :)

unjubilado dijo...

Siempre me ha maravillado que se atrevieran a salir al mar con semejantes cascarones, barcos estilizados que en aguas tranquilas tenían que navegar de maravilla, pero en aguas un poco movidas me imagino que la flotabilidad dejaría mucho que desear. Sin embargo fueron capaces de recorrer y asaltar zonas bastante alejadas de sus bases, Islandia, Inglaterra, norte de África, todo el Mediterráneo e incluso llegaron a América del Norte.

Senior Citizen dijo...

No sabía que estas embarcaciones se utilizaran luego de haber navegado como tumbas. O sea, que inventaron también el reciclado.

Marcos dijo...

Son de un diseño precioso. Lo que me extraña lo baja que era la borda, para las singladuras tan largas y los oleajes del mas del norte, tendrían que achicar mucha agua, a cada ola.

ñOCO Le bOLO dijo...


Sí que viajas, sí. Y que envidia das...
Me ha parecido muy interesante lo narrado. Las fotos son perfecta y asombran la líneas estilizadas de esas embarcaciones, líneas que no dan idea de su gran tamaño, a juzgar por la cantidad de tripulantes.
Me ha gusta mucho el post.

Un abrazo

· LMA · & · CR ·

Ambar dijo...

Estos barcos si los vi en Oslo y me encantó el museo. Las fotografías son estupendas.
Saludos

Nélida G.A. dijo...

Me encantó este Museo. Me lo anoto por si un día viajo a Oslo.
Son muy bonitas las embarcaciones y en las fotos parecían más pequeñas, lo digo porque solo cuando aparecen en la foto gente al lado de las mismas te das cuenta realmente de lo grandes que son. También en uno de tus comentarios apuntas el número aproximado de hombres de la tripulación.
Has hecho un bonito reportaje fotográfico y te has documentado muy bien. ¡¡Gracias por compartir!!
Besos.
P.D: Espero que consigas ese tiempo de calma para leer los libros. Seguro que merecen la pena.

Laura. M dijo...

Que maravilla Javier. Me gustaría verlos ahí. Buen relato nos dejas de ellos. así como las fantásticas fotos.
Un beso.

Tawaki dijo...

Mari-Pi-R, pues en Oslo abundan los museos marineros, creo que los ibas a disfrutar.

David Gascoigne, it is indeed, even for a bird lover like you.

Noushka, eran valerosos de verdad, porque en aquellos años tampoco existían las ventajas tecnológicas de hoy en día. Procuro moverme, descubrir este mundo tan interesante que nos rodea, pero en el blog siempre voy con retraso.

Un jubilado, fundaron Dublin y los astures les dieron para el pelo... Su vida es muy interesante y espero aprender mucho de los libros que compré. Son un pueblo fascinante.

Senior Citizen, con tanto hielo alrededor no estaban como para desperdiciar los materiales ;)

Muchas gracia a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Marcos, creo que había diferentes tipos de barcos y que éstos de las fotos estaban pensados para navegar más cerca de la costa o en aguas más tranquilas.

ñOCO Le bOLO, debían ir bien apretaditos. Procuero aprovechar los puentes, como este de junio, para hacer excursiones, y al vivir en el centro de Europa es más fácil. Hay que moverse!

Ámbar, yo estoy deseando volver a Oslo. Tuve suerte y me hizo buen tiempo, lo que es una ventaja, y los museos me parecieron muy interesantes.

Nélida, G.A., deberías acercarte por allí. Es una ciudad pequeña, pero con muchos encantos. En el blog de El Guisante Verde (en el lateral de mi otro blog) encuentras una entrada muy buena sobre esta ciudad. A ver cuándo encuentro un hueco para hincarle el diente a los libros.

Laura M. Se hace lo que se puede. Le tenía muchas ganas a este museo y pude cumplir mi deseo en un día excepcional, con mucha luz.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Carmen Viajes y Rutas dijo...

Wowww realmente impresionantes! Me encantaría viajar a Oslo y desde luego si lo hago, no podrán faltar estos museos,
Un abrazo
Carmen

Javier G. dijo...

Impresionante y, digno de atracción. Lo que se tiene que sentir ante una embarcación con toda su mitología y realidad.

Saludos.

nélida dijo...

Me gustan, son muy bonitos y su construcción es sutil, al menos en estas fotos que has mostrado.
Beso

Teca M. Jorge dijo...

Realmente impressionantes estas embarcações, como magnífico deve ser este museu!
A Noruega tem uma pinta de encantadora... A cidade de Oslo é o "lar" de muitas empresas voltadas para o setor marítimo... mas dizem ser muito cara!
Belas imagens, amigo Javier.
Um beijo

Caminarsingluten dijo...

Siempre nos ha gustado la cultura vikinga, y el estar en ese museo, con esas embarcaciones, tiene que ser realmente interesante.

Y buena manera, de enterramiento el empleado.

Saludos,

M. Teresa dijo...

En el Museo Nacional de Dinamarca, en Copenhague, tuvimos la ocasión de visitar la exposición temporal "Viking" que nos permitió conocer muchos detalles sobre la vida, creencias, rituales, guerras... de este enignático pueblo.
Espero algún día poder visitar el Museo de Oslo y ver estos magníficos barcos que lo eran todo para los vikingos. En mayo haremos una escapada a Noruega pero volamos directamente a Bergen y en esta ocasión dejaremos de lado Oslo.

Un abrazo

Tawaki dijo...

Carmen, tuve mucha suerte, porque fui más o menos a la aventura y me hizo bastante bueno. Si te gustan los museos de barcos, allí hay por lo menos tres muy buenos.

Javier G., estoy deseando hincarle el diente a esos libros, porque creo que son un pueblo fascinante del que conozco poco.

Nélida, se ve que sabían lo que hacían. No en vano, llegaron a América mucho antes que Colón.

Teca, le tengo muchas ganas a Noruega y Oslo fue el aperitivo perfecto. Una ciudad muy interesante para visitar.

Caminar sin gluten, lo es, estoy deseando aprender más sobre ellos.

M. Teresa, qué suerte la vuestra. Me encantaría ver más de Noruega, pero por ahora hay que esperar. Confío en que lo paséis muy bien y en que luego nos contéis. El museo de Dinamarca lo tengo pendiente.

Mucha gracias a todos por vuestros comentarios.

RosaMaría dijo...

Què maravilla! Cómo está aprovechada la curva de la madera, o cómo la hicieron, realmente artistica. Uno tiene idea de ello, pero verlo personalmente y tan bien explicado es un privilegio. Una nota muy interesante. Beso

Tawaki dijo...

Rosa María, se ve que los barcos eran muy importantes para ellos y que les dedicaban tiempo y otros recursos. El museo es una preciosidad. Un beso.