martes, 10 de septiembre de 2013

Rigi III – De Vitznau a Lucerna


No creo que fuese fruto de la casualidad, sino de la buena organización. El caso es que diez minutos después de bajar del tren zarpaba mi barco destino a Lucerna. Apenas tuve tiempo de darme una vuelta por el embarcadero de Vitznau, donde la gente leía o tomaba el sol.






Una cosa buena es que en la estación de Zug te venden todos los billetes juntos, así que sólo hay que ir enseñándolos conforme los van pidiendo, así te evitas tener que hacer colas en las taquillas o las máquinas.



La travesía por el lago fue estupenda. Ya podéis ver el sol que hacía y lo tranquilas que estaban las aguas. En cuatro ocasiones nos acercamos a la orilla para recoger a otros pasajeros.


Las colinas están plagadas, eso sí, de pequeñas casas de amplios ventanales.




A menudo nos cruzamos con algún velero.





En las películas de vaqueros se ataban los caballos a la entrada del saloon. Aquí atracan las lanchas de forma parecida mientras se toman un spritz al borde del lago.



El lago se abre ante nosotros. A la derecha observamos algunas mansiones. Una tiene incluso una pequeña iglesia de estilo neogótico. ¡Será por dinero!




Los cisnes nos anuncian la proximidad de Lucerna.




Hace una semana llegué en tren y recorrí sus calles. Hoy lo hago en barco desde el otro lado del lago. Bueno, no me importa repetir. Ya sé dónde me voy a tomar una cerveza con unas salchichas.




Esta zona del lago bulle de actividad. Los barcos van y vienen como si fuesen autobuses. Una vez en tierra me dirijo hacia el puente de la capilla.







La Rathaus Brauerei me espera con su cerveza especial, la mejor que he tomado hasta ahora en Suiza.



Luego, otro tren camino a Zug y a casa a descansar.

7 comentarios:

Laura. M dijo...

Volviendo a bloguer, se arregló la avería:))
Llego de viaje y me doy este otro tan bueno contigo. Ha sido un placer subir a ese barco.
Preciosas imágenes. La mejor cerveza en España la Cruzcampo:))
Un beso

unjubilado dijo...

A mi tener algo que se mueve debajo de mis pies no me suele gustar, pero he visto que en este caso no ha sido así, (he sujetado bien la silla para evitar el movimiento del barco y ha funcionado), como siempre da gusto viajar en tu compañía, pero en ocasiones hecho en falta el bocata de calamares o el de longaniza de Aragón que tengo que llevarme de casa, eso si, regado con algún buen caldo del Somontano de Huesca.

nélida dijo...

Precioso paisaje!!
El lago, una maravilla.
besos

Tawaki dijo...

Laura, me alegro de que vuelvas a estar conectada. La mejor cerveza de España la Alhambra 1925, ja,ja. Un día tengo que hacer una entrada de cervezas.

Unjubilado, si lo llego a saber te doy una Biodramina. Prometo que en el próximo viaje habrá bocata desde el principio.

Nélida, y que lo digas, esta parte de Suiza es preciosa, con esos lagos y esos montes tan verdes.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

@maricruzpe dijo...

Una vez más todo un placer viajar contigo unas imágenes preciosas y todo un placer el viaje en el barco.
Un fuerte abrazo

GUILLE dijo...

Maravillosos paisajes en un maravilloso país. Me encantan los paisajes donde el verde del agua se mezcla con el azul del cielo y los arboles reflejándose en el lago y un poco más abajo un tenue color amarillento que hace a más de un pasajero que sus glándulas sebáceas segreguen más saliva dela cuenta.
Un abrazo Guille

Tawaki dijo...

@maricruzpe, me alegro de que te hayan gustado la excursion y las fotos. El placer es mio.

Guille, todos esos colores son muy fotogenicos. Un placer para los sentidos.

Muchas gracias a las dos por la visita.