lunes, 5 de noviembre de 2012

Orta San Giulio

Nos vamos a Italia, a un viaje que hice en 2007 y del que guardo muy buenos recuerdos. Las fotos no son las mejores, ya que en aquella época aún tiraba en jpg, pero confío en que os den una idea de este estupendo lugar que es Orta San Giulio. Estamos al norte del país, en Piamonte, muy cerca de Suiza y a unos 100 kilómetros de Turín.


En la región de los lagos subalpinos, éste es de los más pequeños, pero rezuma encanto y tranquilidad. Es junio y hay pocos turistas a pesar de que los tesoros artísticos abundan por aquí.


El pueblo, Orta San Giulio, es una preciosidad que se encarama a orillas del lago frente a la Isola San Giulio. Sus calles empinadas nos conducen a la plaza y al embarcadero, donde se apiñan cafés y restaurantes de todo tipo.




Los edificios están algo descuidados, pero si prestamos atención descubriremos una preciosa arquitectura, cantidad de frescos y muchas flores.




Nos acercamos a la plaza del pueblo y al embarcadero para contratar una excursión a la isla, famosa por su basílica y lugar de peregrinación.





La isla está sólo a 400 metros y el viaje es corto, aunque nos dan una vuelta para que podamos verla desde todos los ángulos.


Según una leyenda, esta isla era un pedazo de roca habitado por serpientes y otros monstruos terribles hasta que en el año 390 Santo Giulio llegó a ella caminando sobre las aguas del lago. El santo fundó una iglesia, en la que sería luego enterrado y transformó la isla en un centro de evangelización para toda la zona.

La basílica es bonita, pero no dejaban hacer fotos en el interior. Luego dimos una pequeña vuelta por las calles de los alrededores, admirando los macizos de hortensias.





Ya de vuelta en tierra firme condujimos hacia el Sacromonte, desde donde hay bonitas vistas del lago. En esta reserva natural encontramos 21 capillas votivas que datan de los siglos XVII y XVIII.

15 comentarios:

Sylvia Reguero dijo...

Decir que no lo conocía es de lo mas normal; hay tantos sitios, pero me parece muy bonito el conjunto y el aliciente de la visita a la isla.
Como siempre me sorprendes..
Bss

Sylvia Reguero dijo...

Decir que no lo conocía es de lo mas normal; hay tantos sitios, pero me parece muy bonito el conjunto y el aliciente de la visita a la isla.
Como siempre me sorprendes..
Bss

Leodegundia dijo...

Es cierto que los edificios están un tanto descuidados pero así y todo el pueblo tiene su encanto y las flores le dan ese toque de color que suavizan ese descuido de los edificios.
Un viaje envidiable.

Juanjo dijo...

En esas capillas fue donde Nietzsche tuvo una especie de revelacion mistica mientras paseaba con Lou Salome
Italia es sin duda el pais mas hermoso del mundo...todos sus rincones son bellos
Besos

unjubilado dijo...

Hace tres años estuve en Roma, no fue una visita programada, pero si gestionada por uno de mis hijos, sin embargo hoy tu entrada a la vez que me ha gustado me ha recordado una cosa que hice en la Fontana di Trevi, lanzar tres monedas (sin que me viera mi mujer), pero me debí de equivocar de mano y al día de hoy todavía ninguna romana se ha dignado pedirme en matrimonio.
Saludos

Javier 16 dijo...

Es cierto, a pesar de estar los edificios algo descuidados, todo el conjunto es apasionante para un paseo sin prisas, saboreando cada rincón de sus calles.

Si hubieras caminado como Santo Giulio hasta la isla, te hubieras ahorrado el precio de la embarcación…jeje…

Saludos.

Francisco Arsis dijo...

Me encantan y maravillan estos despliegues de imágenes y viajes que realizas. Gracias por tu amistad :o)

Roberto Ayape dijo...

Todos hemos pasado primero por el JPEG, aunque eso no resta calidad a tus fotos y no desmerecen en absoluto. Muestran unos edificios con mucho encanto y un pueblo que merece la pena visitar. Lástima que no pudieses sacar el interior de la iglesia. No sé porqué se empeñan en algunos lugares en prohibirlo. (éste fin de semana me ha sucedido a mí en Segovia)

Un saludo,

Senior Citizen dijo...

Un sitio precioso que no todos los turistas descubrirán y eso hará que esté un tanto descuidada su puesta a punto.

nélida dijo...

mamma mía que preciosidad!!! esas aldeas con su callecitas me pueden, y aunque se ve las casas bastantes dejadas a la mano de Dios, siguen pareciéndome bellas. Será efecto San Giullo? a ver; que hay que deshabitar un mundo de serpientes para crear otro, debe haber tenido algo de especial.
Besos

Antero dijo...

Que maravilla. Esos pueblecitos junto al mar tienen un encanto especial. Gracias a tí, ya conocemos un rinconcito más del mundo del que no había oido hablar en mi vida

Saludos

Tawaki dijo...

Sylvia, el el mundo el que nos srprende. Está plagado de bellos rincones como este.

Leodegundia, me preegunto por qué en España no hay tantas flores en los pueblos, con el buen clima que tenemos.

Juanjo, tienes toda la razón. Lo leí, pero no quise hacer más larga la entrada. Gracias por aportarlo.

Unjubilado, toda Italia es una pura maravilla. A lo mejor es que tienes que ver otras ciudades antes de volver por Roma.

Javier16, no recuerdo cuánto costó, pero tratándose de Italia seguro ue no fue barata.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Francisco Arsis, el placer es mío, y espero que sea duradera.

Roberto Ayape, en algunos sitios está jutificado por la alta afluencia de gente, pero en la ayoría no se entiende. Por desgracia, es cmplicado en casi toda España.

Senior Citizen, también es parte del encanto.

Nélida, te imagino caminando por esas calles, disrutando como una niña.

Antero, y que lo digas, son luagares ue merece la pena conocer.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

nélida dijo...

Ni me lo digas, que me da nostalgia y eso que aún no he caminado por esas callecitas. No te equivocas disfrutaría a más no poder.
besos

Tawaki dijo...

Nélida, me parece que cuando cruces el charco vas a tener que quedarte bastante tiempo en este lado.