viernes, 11 de mayo de 2012

Canadá: Glaciar Athabasca

Se nota que las fotos están escaneadas porque en mi primer viaje a Canadá, en junio de 2001, todavía tiraba con cámara analógica. De hecho, estaba estrenando una estupenda Nikon F-80 de la que guardo muy buenos recuerdos.

Fue un viaje muy completo en el que nos condujimos 5.000 kilómetros durante un par de semanas. Visitamos el desierto que hay al este de Calgary, con su fantástico museo de dinosaurios, uno de los mejores del mundo, para luego internarnos en las Rocosas.

Los parques se suceden allí como las cuentas de un collar y hay que detenerse cada varios kilómetros, ya sea para caminar por un sendero, visitar un lago o ver una cascada. Kootenay, Yoho, Jasper, Mt Robson, Wells Gray, Banff son sólo algunos de ellos. Es imposible ver más en quince días.

Y también quedan algunos glaciares, aunque muy menguados por el calentamiento que sufre nuestro planeta. Uno de ellos es el glaciar Athabasca situado en el parque nacional Jasper, en la provincia de Alberta.



En los últimos 125 años ha perdido la mitad de su volumen y ha retrocedido más de un kilómetro, pero sigue siendo todo un espectáculo. Me pregunto cómo estará ahora, diez años después.

Es muy accesible, ya que la carretera 93, también llamada la Icefields Park, pasa muy cerca, por lo que es el glaciar más visitado de Norteamérica. A sus pies encontramos el lago Sunwapta.




La visita se hace con un vehículo especial, llamado snow coach, que está adaptado para circular sobre la nieve hasta la parte frontal del glaciar. No en vano, el grosor del glaciar es tal que podríamos esconder la torre Eiffel con sus 300m de alto dentro de él. Este vehículo, como tuvimos ocasión de comprobar, puede salvar pendientes superiores al 30%.

Conservan un par de los más antiguos.





También se puede acceder a pie al glaciar, pero es aconsejable hacerlo con un guía, porque ya se sabe que a veces hay grietas ocultas en los glaciares y conviene ir con precaución.



No hay con qué comparar el grosor del glaciar para que os hagáis una idea, pero os aseguro que es profundo. Aquí lo vemos descendiendo por la ladera de la montaña.




Siento que la calidad de las fotos no sea la mejor, pero supongo que eso significa, espero, que he aprendido algo en estos años.

11 comentarios:

Sylvia Reguero dijo...

Cuantos recuerdos atesoras... y con el calorazo que ha hecho hoy, un descanso ver este paisaje, gracias por compartirlo.
Las fotos no las veo mal, eres muy exigente contigo mismo.

Juanjo dijo...

Impresionantes los glaciares
Un beso

Miguel A dijo...

Pues si son del 2001 las fotografías pueden ser significativas para comparar y ver la evolución en estos diez o once años. El mismo google maps son fotografías del 2011, puede servirte. Muy interesante.

nélida dijo...

Aún escaneadas se ve bien bonito.
Qué fríoooo!!!

Javier 16 dijo...

Creo que montaría en cualquier vehículo de los mostrados, menos en el autobús oruga, que no me da buen rollito.

Los viajes, aunque pasados, son un lujo recordarlos. Es fantástico el glaciar, imponente.

Saludos.

Tawaki dijo...

Sylvia, me has leído el pensamiento. Miraba las fotos de Canadá y me daba cuenta de que soy un privilegiado y de que he estado en muchos sitios bellos.

Juanjo, siempre, a mí no me cansan nunca. Un abrazo.

Miguel A, no es mala idea, a ver cuándo tengo un rato y echo un vistazo, aunque sé que terminaré volviendo algún día.

Nélida, claro, acotumbrada al subtrópico que tenéis por ahí.

Javier, y si vieras la pendiente que hay... Canadá es un país apasionante y más para alguien que ama la naturaleza. Un abrazo.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Leodegundia dijo...

La naturaleza es impresionante y nos regala cosas como este glaciar.
Tu tienes suerte por viajar tanto y ver tanto y nosotros porque gracias a tus fotos viajamos también. De hecho hoy en mi blog y gracias a ti visitamos las cataratas del Niágara, espero verte por allí ya que eres el anfitrión.

Leodegundia dijo...

La naturaleza es impresionante y nos regala cosas como este glaciar.
Tu tienes suerte por viajar tanto y ver tanto y nosotros porque gracias a tus fotos viajamos también. De hecho hoy en mi blog y gracias a ti visitamos las cataratas del Niágara, espero verte por allí ya que eres el anfitrión.

Tawaki dijo...

Leodegundia, es verdad, es tanto lo que hay que ver que una vida no es suficiente ni de lejos. Ojalá que todos estos sitios se hagan accesibles a más gente. También espero que apredamos a cuidarlos com se merecen, para que los que vengan detrás nuestra también puedan disfrutarlos. Gracias por tus muy estimadas visitas.

Antero dijo...

me han parecido espectaculares. En tu blog siempre pincho en una foto y luego las veo todas a pantalla comnpleta, es una pasada. Además de adquirir cierta envidia sana por este tipo de viajes

Un abrazo

Tawaki dijo...

Antero, me alegro de que te gusten. Ya sabes que mi intención es dar a conocer esa maravilla que es el planeta en el que vivimos. Un abrazo.